El reciclaje de mascarillas utilizadas en las plantas pesqueras de la zona cumple dos años y como hito conmemorativo se distribuyeron 2 mil bandejas, que desde ahora serán utilizadas en los casinos en que los trabajadores reciben diariamente su alimentación.

Durante una entregada simbólica a operarios de la planta de Landes en Talcahuano, Macarena Cepeda, presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), recordó el carácter visionario que tuvo la experiencia en el inicio de la pandemia. “Fue un proyecto que surgió de manera experimental en la Mesa Social Covid liderada por el Gobierno Regional, en que se articuló a los ministerios de Medioambiente y Ciencia, con la capacidad técnica de la Universidad de Concepción y nuestra disposición a recolectar miles de mascarillas empleadas por los trabajadores de las plantas”, comentó.

La pesca industrial del Biobío fue el primer sector productivo del país en reciclar estos desechos, aspecto destacado por su principal representante al comentar que “nos llena de orgullo haber apostado con fuerza por este proyecto y haberlo transformado en una inspiración de economía circular a la que posteriormente se sumaron más empresas. Nos alegra, junto a los trabajadores, haber impulsado esta experiencia desde el Biobío”.

Así también lo resaltó Virginia Espinoza, jefa de turno de la planta de Congelados de Landes, quien valoró el compromiso al interior de las plantas. “Estamos muy contentos porque para nosotros es una gran sorpresa, pues a veces somos parte de iniciativas que no visualizamos o no somos conscientes, pero en este caso, hoy podemos ver en vivo y en directo estas bandejas, estos maceteros, que se ven hermosos, y que como trabajadores nos hace partícipes de este emprendimiento que, además, es una buena obra para el medioambiente. Y nosotros, como miembros del mar, mejor que nadie para cuidarlo”.

Solución ambiental

El seremi de Economía de la Región del Biobío, Javier Sepúlveda, destacó la contribución a control de la ‘basura Covid’ y su impacto en el entorno. “Recojo esta experiencia exitosa e invito a que sigan fortaleciendo esta iniciativa, este camino, para que finalmente el desarrollo del territorio sea en beneficio de todos”.

La subdirectora del Departamento de Consultoría e Innovación de la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la Universidad de Concepción, Carla Pérez, destacó el trabajo de dos años con los Pescadores Industriales del Biobío, quienes “han sido pioneros en esta iniciativa a nivel local y nacional. Esto ha sido muy importante, porque ha permitido visibilizar un problema y acercarlo a las comunidades, a los trabajadores, creando conciencia respecto a la importancia de reciclar, de evaluar que no todos los materiales son residuos, sino que hay cosas que todavía tienen un valor y que, por lo tanto, se pueden transformar en nuevos productos”.

En tanto, el alcalde Talcahuano, Henry Campos, sostuvo que cuidar el medioambiente es clave para esta ciudad “por todo lo que vivió en el pasado y que esta comuna no se merecía. Pero la responsabilidad medioambiental de las empresas logró ir consolidando un proceso de sostenibilidad importante que hoy no solo ha permitido recuperar los espacios, sino que también tener iniciativas como esta, que puede ser muy pequeña, pero es un incentivo para seguir fortaleciendo los procesos de economía circular”.

A la fecha se han recolectado más de 3 mil kilos de mascarillas, lo que equivale a 600 mil unidades, a las que se les ha podido dar una nueva vida a través de posavasos, maceteros, bandejas y otros productos de plástico. A este proyecto se sumaron las empresas Camanchaca, Landes, Blumar, PacificBlu, FoodCorp y Orizon, en Talcahuano, Tomé y Coronel. En esta última comuna también se habilitaron puntos de recolección de acceso público para sumar a la comunidad en este desafío ambiental.

Fotografía: Asipes