Durante el período de enero a marzo de 2022, AquaChile obtuvo ingresos por US$ 413,2 millones, un 28% superior a lo alcanzado en el mismo periodo del año 2021, mientras que la utilidad neta fue de US$ 23,9 millones, superior a los US$ 5,6 millones del año anterior. 

El Ebitda consolidado pre fair value fue de US$ 96,3 millones, cifra superior a los US$ -25,6 millones registrados en el mismo período del año 2021. Este mayor Ebitda se debe principalmente a la recuperación de los precios de venta internacionales, explicado por la normalización post pandemia del canal foodservice en conjunto a un nulo crecimiento en la producción de salmón, tanto en Chile como en el mundo. 

Adicionalmente, la compañía detalló que “los Otros Costos y Gastos Operacionales presentan un aumento de 6% con respecto a igual período del año anterior. Los Costos de Distribución presentan un aumento de 5,0% (US$ 2,0 millones) y los gastos de administración aumentan un 11% (US$ 0,6 millones). Los mayores costos de distribución se explican por el alza de las tarifas logísticas tanto de transporte como de operación en oficinas y centros de distribución”.

La compañía se encuentra integrada verticalmente, lo que le permite implementar los más estrictos controles sanitarios en cada una de las etapas productivas, disminuyendo el impacto de situaciones de riesgo, asegurando la inocuidad y calidad de sus productos. 

No obstante, dentro de los riesgos operacionales del negocio se menciona que, «los cambios regulatorios en materias sanitarias, medioambientales o de concesiones pueden afectar significativamente en la operación, desarrollo y resultado de uno o más negocios. Por este motivo, la compañía ha realizado un trabajo constante para contar con las mejores prácticas y tecnologías en todas sus instalaciones, cumpliendo no sólo con la legislación vigente sino también con los más altos estándares de auto exigencia ambiental. 

Perspectivas

En este escenario la compañía destaca que “la producción mundial de salmón ha mostrado un bajo crecimiento y una recuperación de la demanda en mercados relevantes como Estados Unidos, Brasil y Japón, lo que ha generado un incremento en los precios y se espera que se mantengan altos al menos durante el segundo trimestre de este año. Lo anterior, sumado a los avances en la captura de sinergias derivadas de la integración, han tenido un efecto positivo en los márgenes del negocio, lo cual se proyecta que continúe mejorando durante el presente año 2022”.

Es importante señalar que aún persisten ciertos riesgos que pueden afectar el negocio, “tales como el aumento de los niveles de inflación que se ha producido en diversos países del mundo y la eventual afectación en la capacidad adquisitiva de nuestros consumidores, sumado al impacto que pudieran tener los ajustes en las cadenas logísticas a nivel global producto de potenciales rebrotes de Covid-19 y del conflicto entre Rusia y Ucrania”, concluye la empresa.

Fotografía: AquaChile.