En el marco del día contra la pesca ilegal, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) destaca el fortalecimiento del sistema de monitoreo electrónico para el control de operaciones de pesca, el cual considera el uso de VMS, cámaras a bordo, bitácora electrónica y certificación de desembarques en sistemas electrónicos para potenciar la fiscalización a las operaciones de pesca.

De esta forma, el 2021 Sernapesca consolidó la fiscalización mediante el sistema de registro de imágenes, que implica la instalación de al menos tres cámaras que registran la maniobra de pesca y actividades en cubierta en cada una de las 109 embarcaciones que componen la flota industrial.

“Con el sistema de monitoreo satelital nosotros podemos observar el track de navegación y registrar los cambios en las velocidades cuando una embarcación está realizando un lance en operación de pesca, pero ahora estamos presentes viendo toda la actividad que se realiza en cubierta, lo que nos permite analizar las conductas de descarte y pesca incidental”, comenta al respecto Fernando Naranjo, director nacional (S) de Sernapesca.

El monitoreo electrónico se ha implementado principalmente en Canadá y Estados Unidos, así como en Oceanía, Europa y el Pacífico occidental, pero Chile es pionero en América Latina, reconocido a nivel mundial por su implementación, dado que se certificó toda la flota industrial de una vez, sin gradualidad, y en las ocho pesquerías que trabajan con sus respectivas diferencias normativas, lo que fue todo un desafío.

Las cámaras deben grabar todo el viaje de pesca, desde el zarpe de la embarcación hasta su arribo a puerto, donde personal de Sernapesca retira los discos duros que contienen los archivos encriptados, y son enviados al nivel central donde son analizados con apoyo de un software que despliega las imágenes captadas por todas las cámaras de forma sincronizada, levantando informes técnicos de posibles incumplimientos a la normativa del Descarte y de la Pesca Incidental.

“La fiscalización mediante cámaras ha producido un cambio del comportamiento de las tripulaciones y capitanes de pesca con respecto al descarte de especies hidrobiológicas y al manejo de la pesca incidental, y también nos ha permitido analizar la aplicación de la normativa para evaluar su efectividad y levantar mejoras”, acotó Naranjo.

Los principales hallazgos detectados por este sistema de fiscalización son: descartes no autorizados intencionales y asociados a malas prácticas, descartes autorizados no registrados en la bitácora electrónica o mal cuantificados, retención de especies con obligación de devolución inmediata, la obstaculización de cámaras en forma intencional, y descartes que se dan por situaciones de fuerza mayor, como fallas mecánicas o de otro tipo durante la operación de pesca.

Si la fiscalización arroja incumplimientos por parte de algún armador industrial, éste se expone a una multa que va de 30 a 300 UTM o a una sanción administrativa (artículo 12 Ley N° 19.713) que implica un descuento del 30% de la cuota anual asignada.  Además, existen sanciones ante la manipulación o interferencia de las cámaras, con  multa que va de 20 a 300 UTM. Así también, la entrega de información falsa del descarte autorizado, considera una multa de 50 a 300 UTM.

A la fecha se han iniciado nueve procesos administrativos sancionatorios por descarte y dos acciones a tribunales por operar sin funcionamiento del Dispositivo de Registro de Imágenes, los que están en proceso de pruebas y aún no han finalizado.

Por otro lado, el director nacional (s) de Sernapesca indica que “además, gracias a un cambio normativo, se descentralizó el acceso al monitoreo satelital de embarcaciones (VMS o POSAT) a los equipos de fiscalización de Sernapesca de todas las regiones, lo que ha facilitado el control de las operaciones de pesca en zonas no permitidas,  y ha sido un insumo importante para el análisis de riesgo que se aplica para los operativos de fiscalización realizados con la Armada”.

La vigilancia regional a través de posicionamiento satelital permitió monitorear a toda la flota industrial (105 naves en promedio por día) y a la flota artesanal que le es aplicable (279 naves en promedio por día), mejorando la capacidad de detección de hallazgos con 195 incumplimientos registrados el 2021.

Respecto de la certificación de desembarque, proceso donde se verifica la pesca desembarcada para asegurar datos reales de pesca, el que quedó a cargo del Sernapesca a partir del año 2020, la autoridad explicó que el año 2021 se consolidó el sistema logrando certificar el 100% de los desembarques realizados por las embarcaciones obligadas a certificar tanto de forma presencial como por medios electrónicos.

“La efectiva certificación de los desembarques ha permitido disminuir el subreporte, especialmente aquel que se realiza por medio de la declaración de fauna acompañante, lo que es muy positivo, ya que permite disponer de declaraciones reales de desembarque que redundan en un control de cuota efectivo, aportando con ello a la sustentabilidad de los recursos”, explicó el director nacional (s) de Sernapesca.

“La pandemia nos llevó a potenciar las herramientas tecnológicas para fortalecer nuestro accionar fiscalizador, de manera de contribuir a un manejo sustentable de las pesquerías que permita el desarrollo de una actividad sostenible en el tiempo, por lo que estamos trabajando fuertemente en la aplicación de tecnología para mejorar nuestra cobertura”, concluyó la autoridad.

Fotografía: Sernapesca.