Como parte de este proceso, Salmon Evolution actualmente está evaluando sitios de producción potenciales en América del Norte, donde espera usar el resto de 2022 para la selección y las verificaciones iniciales del sitio. Además, se espera que la fase previa a la construcción, incluidos los procesos de aprobación regulatoria, tome de dos a tres años, lo que permitirá el inicio de la construcción durante 2025, sobre la cual el plan es construir una instalación HOG «Indre Harøy» de 31.500 toneladas a gran escala, basándose en las experiencias aprendidas tanto en Noruega como en Corea.

Para facilitar esta expansión, la Compañía estableció un equipo dedicado de recursos internos y externos. Además, establecerá una estructura corporativa estadounidense bajo su propiedad total.

Håkon André Berg, CEO de Salmon Evolution comenta: “Aunque comenzó en Noruega, Salmon Evolution siempre ha tenido ambiciones globales. Con la incorporación de América del Norte a nuestra cartera, tendremos una plataforma operativa en los tres principales continentes consumidores de salmón».

«Durante los próximos 12 meses, esperamos demostrar la viabilidad operativa de nuestro concepto, consolidando la posición de liderazgo global de Salmon Evolution dentro de la industria de cultivo de salmón en tierra. Dados los largos plazos de entrega de esta industria, consideramos fundamental para nuestra creación de valor a largo plazo construir y desarrollar una cartera tangible de proyectos de alta calidad”, añadió Berg.

Desde la Compañía sostienen que la estrategia de buscar asociaciones enriquecedoras en los mercados extranjeros permanece sin cambios. A medida que se desarrolla el proyecto, Salmon Evolution tiene como objetivo participar en estructuras de asociación que aprovechen el capital humano de la empresa y maximicen el valor para los accionistas.

Fotografía: Salmon Evolution.