El plan de las “Caletas Sustentables” apunta a una gestión sostenible de estas unidades productivas de la pesca artesanal, donde en su primera etapa es liderada por Fundación Chile (FCh) que abarcó 12 caletas de distintas zonas del país, poniendo en marcha proyectos que generan alto valor social y ambiental para el sector de la pesca a pequeña escala.

 Las regiones de las caletas beneficiadas fueron, de sur a norte, Aysén, Los Lagos, Maule, Valparaíso, Coquimbo y Antofagasta. Claudia Razeto de FCh comentó los alcances de la iniciativa.

¿Cómo se ha llevado a cabo la iniciativa de Caletas Sustentables?  

En el año 2019, junto a la colaboración de la Walton Family Foundation, se impulsó el programa Caletas Sustentables, cuyo propósito es acelerar la trayectoria hacia una actividad sostenible de las caletas de pescadores artesanales, promoviendo un mayor desarrollo económico local de las comunidades pesqueras a lo largo de Chile.

Este programa funciona a través de un modelo colaborativo entre organismos públicos, privados y actores locales, y su financiamiento se ejecuta a través de Fondos Asesorados por Donantes (DAF), lo que ha permitido canalizar recursos hacia focos críticos. El modelo DAF es pionero en Chile y abre oportunidades para los privados que quieran donar para el desarrollo de iniciativas de impacto social.

¿Cuáles son las principales oportunidades y desafíos para las caletas?

Las principales oportunidades y desafíos se pueden agrupar en tres focos. Por un lado, sustentabilidad, esto es, impulsar prácticas pesqueras que contribuyan a la salud de los ecosistemas marinos, promoviendo el resguardo y/o recuperación de especies comerciales sensibles.

Por otro lado, productividad, es decir, fomentar la producción sostenible que permita aumentar la eficiencia productiva y comercial, mejorar la calidad de los productos y promover la diversificación de la actividad pesquera/ acuícola, generando nuevas o mejores oportunidades económicas para la comunidad local.

Finalmente, la colaboración: desarrollar e instalar modelos de desarrollo colaborativos entre diversas organizaciones públicas y privadas, incorporando a las comunidades locales como eje central del programa Caletas Sustentables.

¿Cuánto es el impacto de los recursos o toneladas de recursos que se capturan pero que terminan siendo desechados?

En Latinoamérica, al año 2016 la FAO estimó una pérdida y desperdicios de productos del mar de 33% desde la captura hasta su consumo. Si bien las pérdidas y desperdicios de estos recursos varían según la región y el eslabón de la cadena, en Latinoamérica se observa que las mayores pérdidas se generan durante el procesamiento de estos recursos y su distribución, así como también en la captura.

¿De qué forma se puede llegar a un equilibrio entre la salud de los ecosistemas marinos y producción sostenible?

Para lograr un alcance e impacto que permita un mayor crecimiento económico y sostenible de la pesca y/o acuicultura artesanal a pequeña escala a lo largo del tiempo, así como también una mejor gestión de los recursos marinos, Caletas Sustentables cuenta con una estrategia de inversión en base a cuatro focos complementarios. El primero es la recuperación y conservación de la población; promover cambios en las políticas públicas, en la gestión de los recursos pesqueros y en el comportamiento de los actores que intervienen en la pesca artesanal.

El segundo es la mejora de la eficiencia y la calidad: reducir costos, pérdidas de alimentos y la generación de residuos a lo largo de la cadena de suministro, evitando el deterioro innecesario y la degradación del producto.

El tercer foco es la optimización del producto para el mercado, esto es, optimizar la combinación de productos vendidos y agregar valor en la oferta hacia los mercados, para mejorar los precios y la cuota de mercado.

Finalmente, un foco clave son los beneficios a la comunidad, el valor que no se genera o capta directamente dentro de la cadena de suministro y que se deriva de nuevas inversiones e intervenciones.

¿Falta más apoyo en recursos desde el Estados o el sector privado?

Actualmente estamos en una fase de incorporación de nuevos donantes que quieran ser parte de este modelo de colaboración. De esta forma, se podrán replicar y escalar algunas de las soluciones ya implementadas, y desarrollar nuevas iniciativas propuestas por las propias comunidades locales a lo largo del país.

La cadena logística es un verdadero obstáculo para los pequeños productores, tanto en el agro como en la pesca. ¿Cómo se puede reforzar la llegada de la pesca, o los subproductos de esta, a las cadenas de suministro en supermercados por ejemplo?

Una de las alternativas que se está trabajando es acortar la cadena de comercialización por medio de la venta directa entre organizaciones de pescadores y ferias libres. Este es un modelo que está siendo piloteado en algunas caletas, que requiere de diversos esfuerzos, ya que significa incorporar nuevos roles, capacidades y tecnologías en las caletas, que permitan avanzar hacia un mercado más justo, tanto para los pescadores como para los consumidores.

Fotografía: Claudia Razeto, Fundación Chile.