La iniciativa de envío de alimentos por vía marítima es algo que siempre ha estado bajo la mirada de Cargill en Chile. Se trata de ampliar las alternativas de despacho y complementar la extensa cadena logística que la empresa ya posee en nuestro país.

Esta iniciativa pionera, responde además a una forma segura de reaccionar frente a diversas contingencias como eventuales desastres naturales, movilizaciones o corte de caminos permitiendo a la empresa asegurar el stock de productos para sus clientes. Cargill trabajó junto a sus socios: Puerto Coronel y la empresa de transportes Detroit, para lograr este importante hito en la distribución de alimento para peces en nuestro país.

Fueron 680 toneladas de alimento, que completaron el 98% de la capacidad del barco en que se realizó el primer embarque de este tipo realizado en el Puerto Coronel.

Juan Enrique Rosales, Managing Director de Cargill en Chile, valoró el trabajo realizado en el desarrollo de esta iniciativa destacando el apoyo recibido por parte de las empresas que participaron de este proceso, y las lecciones aprendidas en este hito. “Esto es algo sin precedentes. Es la primera vez que se logra mover carga de esta magnitud, y de este tipo desde el Biobío a Los Lagos. Estamos contentos y muy agradecidos del soporte y buena disposición que recibimos de parte de Puerto Coronel y de Detroit. Para ellos al igual que nosotros, era la primera vez que realizaban esta maniobra y de seguro las enseñanzas que presentó el desafío nos dejarán en un buen pie para reaccionar de manera rápida, segura y efectiva frente a un futuro embarque”, aseguró.

En línea con lo anterior, Rosales destacó las capacidades que hicieron que este proceso fuera exitoso, “Sumado a la vasta experiencia que tiene Cargill, en toda su cadena logística alrededor del mundo, el Puerto Coronel es un actor relevante en la distribución naviera en Chile y ellos siempre tuvieron la voluntad de ayudarnos y de mantener de forma óptima nuestro alimento en sus bodegas mientras se realizaba el embarque. Por su parte Detroit nos dio la opción de contar con un barco para este desafío y transitar por una ruta de aguas abiertas. Valoramos estos esfuerzos y les agradecemos enormemente ya que esto nos permite contar con nuevas alternativas para servir a nuestros clientes”, dijo.

“Nuestros clientes son lo más importante, por ello cuando vimos en riesgo la distribución de alimento hacia sus centros de cultivos producto de los cortes de ruta, decidimos buscar esta opción que nos permite asegurar 15 días de almacenamiento de productos en nuestras bodegas en Puerto Montt. Con este exitoso ejercicio podemos afirmar que nuestra distribución está asegurada ante eventuales bloqueos futuros”, cerró.

De esta forma Cargill continúa trabajando de forma creativa e innovadora, para dar soluciones y alternativas reales a los clientes que han depositado su confianza en la alimentación de sus peces, preocupándose de mantener operativa, de diversas formas toda su cadena de valor.

Fotografía: Cargill