El primer semestre del año en curso registra menores cantidades desembarcadas, salvo para la especie jurel, que acumula un total de 22 mil 628 toneladas, un 33% superior a igual periodo del año pasado. En el sector artesanal, sardina común y anchoveta, registra un 96.5% de consumo de la cuota remanente 2021 y 47,4% de cuota RAE 2022. Esto arroja un total de 310 mil 40 toneladas desembarcadas.

En tanto, las pesquerías de reineta, merluza común y navajuela presentan indicadores levemente más bajos en comparación a igual periodo de 2021. Este año se ha incorporado también como pesquería estratégica los crustáceos, que consideran las especies: camarón nylon y langostinos amarillo y colorado. Los desembarques corresponden exclusivamente a la flota industrial y presentan mayores niveles de desembarques este 2022.

Iván Oyarzún, director regional (S) del organismo fiscalizador, indicó que en las operaciones de esta pesquería se pone un foco especial de trabajo que considera la cobertura presencial como prioridad. “Nuestros certificadores están en cada uno de los puntos de desembarque, y eso ha permitido continuar bajando los reportes de la denominada fauna acompañante, permitiendo así que la declaración de los desembarques sea sobre las especies objetivo de captura”.

Complementaria a la estrategia de cobertura presencial, el Sernapesca incorpora herramientas tecnológicas para la fiscalización, que permiten un seguimiento de la flota industrial y artesanal mayor en operación. “Revisamos permanentemente a la flota con posicionador satelital para ver cuándo y en qué zona de pesca realizan faenas. Para la flota industrial, además, tenemos el plan de filmación a bordo, para evitar el descarte”, explicó Oyarzún.

En materia de infracciones, éstas han disminuido en comparación al año anterior, lo que da cuenta de una buena fiscalización y un cambio de comportamiento positivo de los usuarios.

“Considerando nuestra presencia permanente en desembarques, y fiscalización remota de la flota en faena, focalizamos hallazgos de pesca ilegal principalmente en el transporte para la comercialización. En total hemos incautado 12 toneladas de recursos pesqueros, 5 toneladas de esas por no acreditación de origen legal”, agregó el director regional (s) de Sernapesca Biobío.

En el balance entregado destaca también el buen trabajo interinstitucional del sector pesquero con la Subsecretaría de Pesca, Zonal de Pesca y Acuicultura, y el Instituto de Fomento Pesquero, junto a la colaboración de las propias organizaciones artesanales, para resolver las diversas contingencias que se van presentando, fruto de las dinámicas de la actividad pesquera.

Para este segundo semestre, el Sernapesca mantendrá sus procedimientos de control con el objetivo de resguardar los recursos para permitir la sustentabilidad de la actividad económica pesquera en la zona. Se preparan especialmente para la fiscalización de las vedas que se avecinan, tanto para las especies pelágicas: sardina común y anchoveta, crustáceos y la merluza común en septiembre.

Fotografía: Sernapesca Biobío.