Por segundo año consecutivo, Chile se suma al Festival Trees & Seas, una iniciativa de Plastic Oceans Internacional para la conservación de bosques y el océano que se realiza en más de 30 lugares del mundo, y esta vez desarrollará actividades en la región de Coquimbo (La Serena), Valparaíso (Rapa Nui) y en la región Metropolitana (Santiago-San Bernardo) entre los días 16 y 25 de septiembre.

En esta oportunidad, promoverá la conservación oceánica, forestal y dunar junto a organizaciones locales, entre ellas “Olas Limpias” de La Serena, «Toki Rapa Nui» de Rapa Nui y «Fundación Mingako» de Santiago, que integran el programa Comunidades Azules de Plastic Oceans, que busca incentivar la acción territorial para generar un cambio global a través de la alianza con organizaciones locales y la participación de la sociedad civil, el Estado y el sector privado.

De acuerdo al 4º Muestreo Nacional de Basura de Playas del año 2020, que obtuvo datos de 32 playas de 13 regiones de Chile, incluyendo Rapa Nui; el promedio de basura nacional correspondió a 1,6 unidades de basura por metro cúbico de playa, donde la composición está dada principalmente por plástico (34,6%) vidrios (22,4%) y colillas de cigarro (20%).

Preocupados por estos indicadores nacionales, Viviana Pinto, directora ejecutiva de Plastic Oceans Chile -organizador del Festival Trees & Seas en Chile-, señaló que este año se identificaron locaciones naturales y urbanas que han sido especialmente impactadas por la contaminación de desechos y que afectan a diversos ecosistemas, entre ellos oceánicos, dunares y forestales.

«Este año hemos identificado aliados en aquellas regiones donde ya se despliega un activismo medioambientalista, incorporando el voluntariado activo y desde la sociedad, y esperamos desde ya seguir motivando a otras ONG´s, así como municipios, empresas, hubs de innovación e investigación, y agentes público-privados. La única forma de acelerar los compromisos medioambientales internacionales es activando una red multisectorial colaborativa, donde todos asuman compromisos y responsabilidades», señaló Pinto.

En La Serena, las actividades contemplan el encordado de 627 metros cuadrados de dunas en estado de degradación, la limpieza de espacios costeros, el desarrollo de jornadas de sensibilización en relación a la Ley de plásticos de un solo uso, la exhibición de documentales y la realización de talleres de gestión de residuos.

Por su parte, en Santiago y Rapa Nui, el Festival Trees & Seas realizará limpiezas a lo largo del Río Mapocho, exhibición de documentales y una jornada de reforestación en la zona de Orito en Rapa Nui. Tanto en Santiago como en Rapa Nui, se contará con el apoyo de las respectivas municipalidades para el desarrollo de las actividades. En la isla, las actividades contarán con el apoyo de la Dirección de Medioambiente de la Municipalidad de Rapa Nui.

Para Diego Rojas, director ejecutivo de Olas Limpias en La Serena, «este festival es una oportunidad de incrementar el espíritu de conservación y cooperación para con el medio ambiente, acercando problemáticas globales relacionadas al cambio climático a nivel local. Nuestra misión es conectar a las personas con su entorno natural como son las playas y las dunas de nuestra región.  Según un estudio de Científicos de la Basura de la Universidad Católica del Norte, las costas de la región de Atacama y Coquimbo están altamente contaminadas por plástico, colillas de cigarro, metales y otros elementos, mientras que nuestras dunas se ven cada año más afectadas por el comercio informal y otros agentes como el tránsito vehicular y la industria inmobiliaria, que erosionan y degradan el terreno, afectando a la flora y la fauna propia de esos ecosistemas».

En Rapa Nui la degradación más relevante corresponde a suelos y agua. Los suelos insulares tienen escasa presencia de nutrientes producto de la erosión y la sobreexplotación por monocultivos. En cuanto a las aguas, éstas presentan dos contaminantes principales por el sistema de aguas negras y la salinización del agua. En otro aspecto, las playas más contaminadas por residuos plásticos son Hanga Rau y Ovahe, situación que se agudiza por la conjunción de corrientes marinas, acantilados y vientos.

Finalmente, tras la primera etapa del Festival Trees & Seas realizada en Chiloé (21 al 24 de julio) concluyó con éxito la cruzada por revertir la contaminación por plástico y la pérdida de bosque nativo en Castro y Ancud, con un balance de 750 kilos de residuos recogidos en playas, 15 mil árboles plantados en predios y humedales y la participación de más de 250 voluntarios. Ahora es el turno de Santiago, La Serena y Rapa Nui, con una serie de actividades abiertas a la comunidad y a empresas vinculadas a la investigación, la innovación, la sustentabilidad y el ambientalismo. Más información en: www.treesandseas.cl.

Fotografía: Fundación Chile.