Durante un encuentro realizado en Puerto Montt con medios especializados y regionales, la directora ejecutiva del gremio, Joanna Davidovich, destacó la importancia del trabajo local en un escenario global complejo.

“El contexto mundial está marcado por mucha incertidumbre económica. No sabemos si entraremos en recesión o no, y ésa es la discusión en este momento en Estados Unidos, uno de nuestros principales compradores”, recordó Davidovich, añadiendo que a esto se suma la guerra en Ucrania; el Covid-19 en China y por la creciente crisis de Taiwan, entre otros hechos.

Expectativas para este año

Uno de los aspectos positivos que ha marcado este año es la demanda por salmón chileno que se ha mantenido sólida y que se ha reflejado en las cifras de exportaciones. “Tenemos una oportunidad como país y por eso es fundamental avanzar en conjunto en cómo impulsar las ventajas comparativas que tenemos para producir salmón sustentable de buena calidad, lo que genera impactos positivos tanto en la industria salmonicultura como en toda la cadena de valor que se genera en torno a ella”, manifestó la directora ejecutiva del Consejo del Salmón.

Si bien 2022 ha resultado un buen año, dado que la demanda sigue creciendo, la ejecutiva advirtió sobre el aumento en costos relevantes: “las exportaciones están en niveles superiores a los previos a la pandemia, lo que refleja la sólida demanda mundial por salmón chileno.  Sin embargo, los costos también han aumentado considerablemente con alzas significativas en los fletes a destino final por altos precios de combustible y dificultades logísticas, y en las materias primas que se usan en la elaboración de alimento, principal insumo en la salmonicultura”.

Cambios normativos

Añadió que dentro de los cambios normativos que se están discutiendo en el Congreso está el proyecto que crea el Servicio de Biodiversidad y las Áreas Marinas Protegidas. Davidovich sostuvo que esta iniciativa distingue categorías de áreas con mayor grado de protección en que no se puede realizar actividades productivas y en las que debe solo conservarse el medio ambiente, y otras categorías de áreas en que es posible realizar actividades económicas, siempre que no pongan en riesgo el equilibrio ecosistémico de esas áreas.

Sin embargo, alertó sobre indicaciones que representan riesgos dado que apuntan a eliminar de todas las áreas silvestres las actividades productivas en general. “En el fondo, no se podría hacer ninguna actividad productiva en ningún tipo de área silvestre, sea Reserva, Parque, o Área de Uso Múltiple; alternativa que la actual ley permite y que, por lo demás, es lo que hacen distintos países. El proyecto está bien orientado y esperamos que las indicaciones se mitiguen”, comentó la directora ejecutiva del Consejo.

Joanna Davidovich también hizo un llamado a discutir en profundidad la presencia de la salmonicultura en las Áreas Silvestres Protegidas dimensionando sus reales efectos. “Necesitamos realizar una discusión seria y responsable, analizando antecedentes concretos y los impactos socioeconómicos”, dijo la representante gremial en momentos en que algunos sectores han planteado la necesidad de erradicar la presencia de la industria en dichas zonas.

Agregó que “en el mar de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes se encuentran bajo alguna categoría de protección cerca de 20 millones hectáreas mientras que para el desarrollo de la acuicultura se han otorgado 28 mil hectáreas y esto representa un 0,14% de las áreas marinas protegidas. Sin embargo, esta zona es un tremendo polo de desarrollo salmonicultor, de hecho, en las Áreas Silvestres protegidas se genera casi un 30% de la producción de salmón».

Respecto del proyecto de nulidad de la Ley General de Pesca y Acuicultura, Joanna Davidovich aclaró que para su sector “lo importante es que la acuicultura tenga una normativa moderna que permita el desarrollo sostenible y competitivo de una industria que ha generado una gran red de trabajadores, proveedores y de progreso en las regiones que hay que cautelar”.

Fotografía y video: B2B Media Group.