Mediante la resolución 232, la Cámara de Diputadas y Diputados pidió al Ejecutivo (en el marco de la discusión de la reforma tributaria), que las empresas salmoneras con oficinas centrales en Santiago o Puerto Montt, pero con operaciones en Chiloé, paguen impuestos e inviertan en dicha zona.

El texto propuesto por el diputado Fernando Bórquez (UDI) se aprobó en la Sala con 97 votos a favor, uno en contra y 39 abstenciones.

El objetivo es que con el presupuesto recaudado se invierta en programas que mejoren la vida de las y los habitantes de las comunas donde operan dichas empresas. Fundamentalmente en personas que tienen necesidades especiales, producto del aislamiento.

Según señala el documento, la industria salmonera ha impulsado miles de empleos en Chiloé, ya hace más de 40 años. Sin embargo las sedes centrales están en Santiago o Puerto Montt lo que implica que sus trámites se realizan en dichas ciudades y no en las comunidades donde instalan sus plantas procesadoras.

Además, se estima que el 30%  del presupuesto de las comunas chilotas proviene de patentes comerciales. A su vez sólo el 30% de ese valor corresponde a tributación de empresas salmoneras. Monto bajo si se considera la gran presencia que tienen en el territorio.

Fotografía: Cámara de Diputados