Examinar y deliberar sobre el actual escenario político derivado de la tramitación con suma urgencia que el gobierno ha dado a la nulidad de la Ley de Pesca, fue el objetivo de la Reunión Nacional que se realizó este martes 23 y miércoles 24 de agosto en la casa del pescador de la Conapach, donde se dieron cita el ministro de Economía, Nicolás Grau y el subsecretario de Pesca, Julio Salas.

De esta forma, Nicolás Grau comenzó su intervención dando el itinerario que se ha fijado el gobierno en materia pesquera, aludiendo a la intención de realizar una ley transparente y participativa mediante talleres locales y regionales; además de fijar los plazos para la discusión de los 20 puntos comprometidos desde la administración pesquera.

Entre otras materias, «los dirigentes señalaron que cualquier discusión referida a la Ley de Pesca debe hacerse de manera responsable y respetando la historia de la actividad artesanal, sin instrumentalización política de parte de partidos o colectividades, con señales claras que cualquier decisión va ir en beneficio de la pesca artesanal y no al contrario, protegiendo los temas que se consideran un avance para quienes efectivamente realizan labores en el mar y no hacia quienes venden los papeles», señalaron desde la Conapach.

«Además hubo reacciones al anuncio realizado por el ministro, respecto al tratamiento por separado que se dará a la acuicultura a gran escala en la nueva ley, vale decir la discusión respecto a la industria salmonera; ante lo cual dirigentes mostraron su disconformidad, argumentando que es un problema al que se debe hacer frente participativamente, sobre todo por el daño que produce la salmonicultura al sector pesquero artesanal, afectando caladeros y contaminando con los desechos que dejan en el mar», afirman desde la entidad.

Los dirigentes hicieron hincapié en las irregularidades que están sucediendo en el sur relacionado a la veda de la merluza austral y la pesca con redes autorizadas por la autoridad en esos periodos, haciendo alusión al sentido que debiera tener una nueva discusión a la ley respecto a estos temas, la cual debiera ser consecuente con la protección y sustentabilidad de los recursos.

En la reunión se sacó a colación, entre otras materias, que la Ley Bentónica lleva diez años esperando en el Congreso Nacional, que las organizaciones de segundo grado necesitan del apoyo del Indespa para seguir contribuyendo a aportar con propuestas en la agenda legislativa que se viene y la necesidad de que el gobierno muestre la misma voluntad política que tiene para impulsar una nueva Ley de Pesca y comenzar a hablar de la creación de un Ministerio del Mar.

Por su parte, dirigentes de la macrozona norte manifestaron su preocupación por los efectos de la minería en el medio ambiente marino, la instalación de desaladoras y los efectos de la migración sobre los recursos bentónicos.

En este contexto, el titular de la cartera de Economía respondió una a una las dudas señaladas, refiriéndose positivamente al aporte histórico que ha realizado la Conapach en materia de propuestas y llamando a la tranquilidad respecto al cuidado que se tendrá a la hora de no afectar los avances en la ley en términos de sustentabilidad de los recursos y de la protección de todos quienes trabajan en el mar hoy en día.

Fotografía: Conapach.