En conversación con Medios AQUA, la directora ejecutiva del Consejo del Salmón, Joanna Davidovich, destacó la importancia para el segundo sector exportador del país el ratificar el Tratado Asociación Transpacífico (TPP11). Lo que representa una oportunidad y, como país pequeño y abierto al mundo, se deben aprovechar las ventajas comparativas y retomar la estrategia exportadora como uno de los motores del crecimiento sostenible en el largo plazo, más aún ahora que se anticipa para el país un complejo escenario económico e incluso una recesión para 2023.

Recordó que las exportaciones permiten crear valor, impulsan el crecimiento de la actividad productiva por envíos a nuevos mercados, generan mayor inversión, crean empleos de calidad y un círculo virtuoso de emprendimientos, proveedores, innovación y el desarrollo regional. 

“Para reimpulsar nuestra estrategia exportadora tenemos la oportunidad de ratificar el TPP11 que nos permitiría rebajas arancelarias en sectores tradicionalmente protegidos en los países del Tratado, con más de 3.000 preferencias arancelarias para productos agrícolas, forestales, pesqueros e industriales en países como Japón, Canadá, Vietnam, Malasia y México”, destacó Davidovich.

Añadió que Chile está frente a un mundo en el que los países compiten por colocar sus productos y participar de integraciones comerciales con economías relevantes y dinámicas, como las de este acuerdo, y que nos permiten lograr mayor competitividad para empujar desde las exportaciones el crecimiento de nuestro país y la calidad de vida de las personas. “De lo contrario podríamos quedar en una situación de desventaja en el concierto mundial y eso, a su vez, afectar a sectores donde hoy somos líderes en exportaciones y donde figuran por supuesto los envíos de salmón al mundo”, aseveró la directora ejecutiva del gremio salmonicultor.

De acuerdo con un análisis reciente de la Subsecretaria de Relaciones Exteriores, adherir al TPP11 permite que las empresas chilenas disminuyan las brechas con sus competidores a través de condiciones arancelarias más favorables en los mercados de destino, que les permitan reducir los costos involucrados en el proceso exportador. “Según el mismo informe, en caso de que Chile ratifique el TPP11, en diez años el salmón chileno podrá ingresar libre de aranceles a todos los países del TPP11 y hay beneficios específicos, por ejemplo, para las exportaciones de salmón a Japón y Vietnam especialmente”, concluyó. 

Fotografías: Consejo del Salmón.