El 15 de septiembre, recién pasado, el astillero MEST entregó el primer catamarán totalmente eléctrico de Bakkafrost llamado “Grønarók”. La embarcación es el resultado de un proyecto energético facilitado por el Consejo Nórdico de Ministros, que tiene como objetivo encontrar soluciones energéticas sostenibles para zonas remotas.

Durante los discursos el CEO de Bakkafrost, Regin Jacobsen, habló sobre la estrategia de sostenibilidad de la empresa y la importancia de la cooperación entre las autoridades y la industria si se van a implementar soluciones sostenibles en las Islas Feroe.

“La cooperación permite que los sueños y las visiones se hagan realidad, pero pueden convertirse en pesadillas si la cooperación no funciona o no está organizada. Por lo tanto, es de suma importancia que facilitemos una red terrestre que pueda producir y suministrar suficiente energía verde”, comentó el ejecutivo, agregando que “necesitamos cooperar abierta y voluntariamente para explorar nuevos caminos en todas las áreas si queremos tener un impacto positivo. Aún quedan muchos cambios por hacer si queremos alcanzar nuestros objetivos, pero actualmente las cosas van demasiado lentas y si no empezamos a tomar decisiones valientes, llegaremos demasiado tarde”.

Además, el Sr. Terji Nielsen de la compañía nacional de energía SEV habló sobre la tecnología avanzada que se ha desarrollado para garantizar que el barco funcione con la energía más sostenible disponible. El software utiliza pronósticos meteorológicos y aprendizaje automático para analizar cuándo hay energía renovable disponible.

Finalmente, el Sr. Mouritz Mohr, CEO del astillero MEST, habló sobre cómo el catamarán eléctrico proporcionará al personal de Bakkafrost una jornada laboral más cómoda sin ruidos de motor ni olores de motores diésel. Luego, las llaves fueron entregadas al CEO Regin Jacobsen.

Fotografía: Bakkafrost