Los integrantes de la Iniciativa Global del Salmón (GSI, por su sigla en inglés) destacan el estándar para salmón del Aquaculture Stewardship Council (ASC) como su punto de referencia para el progreso con respecto a este objetivo. ASC es la única certificación que Seafood Watch aprueba como opción recomendada para el salmón de cultivo.

Desarrollado a través de un proceso aprobado por la Alianza Internacional de Acreditación y Etiquetado Social y Ambiental (ISEAL) de múltiples partes interesadas y de varios años que tardó siete años en completarse, ASC es ampliamente reconocido como el estándar más riguroso para la piscicultura actualmente disponible.

Con más de 150 indicadores y 500 criterios que cubren los impactos ambientales, económicos y sociales de la piscicultura, el estándar ASC tiene como objetivo salvaguardar el medio ambiente natural, la biodiversidad, los recursos hídricos y garantizar buenas condiciones de trabajo para los empleados.

Para abordar los impactos ambientales y sociales de manera efectiva, los estándares ASC para la agricultura responsable se han organizado en torno a siete principios básicos:

-Cumplimiento legal de las leyes y reglamentos nacionales y locales.

-Preservación de los hábitats naturales, la biodiversidad local y el ecosistema.

-Preservación de la diversidad de la población silvestre.

-Preservación de los recursos y la calidad del agua.

-Uso responsable de piensos y otros recursos

-Mejora de la salud de los peces, incluido el uso controlado y responsable de antibióticos y productos químicos.

-Centros de cultivo socialmente responsables con sus trabajadores y la comunidad local.

Los requisitos del estándar se basan en métricas basadas en el rendimiento. Esto significa que los estándares no describen lo que debe hacer una finca, sino lo que debe lograr, en base a una medición clara. Además, el estándar ASC es el único programa de certificación donde los informes de auditoría se hacen públicos.

La certificación no es un atarea fácil

Cuando se lanzó GSI en 2013, los integrantes se comprometieron a lograr una certificación ASC del 100 % en todos sus centros de cultivo. Este fue un objetivo ambicioso, especialmente considerando que no había centros de salmón certificadas en este momento.

“A fines de 2021, habíamos logrado que el 48 % de la producción de los miembros de GSI tuviera la certificación ASC y ahora, a partir de septiembre de 2022, tenemos una certificación del 64 %. Esta aceptación significativa del Estándar en nuestras granjas significa que actualmente contribuimos con más de 600.000 toneladas de salmón ASC de origen responsable en el mercado para los consumidores y es probable que esto aumente en los próximos años”, destacan desde el GSI.

“Lograr la certificación ASC no es una tarea fácil. Es una inversión significativa y una curva de aprendizaje empinada a medida que comprendemos e implementamos los procedimientos necesarios. Pero con el tiempo nos hemos dado cuenta de que la inversión vale la pena, porque nos obligó a analizar en profundidad cómo hacemos las cosas y ver dónde podemos hacer cambios que no solo mejorarán nuestro desempeño ambiental y de sostenibilidad social, sino también hacernos una empresa más eficiente”, manifestó el Sustainability Manager de Cermaq BC, Richard Finch.

Destacan que para los consumidores, el logotipo de ASC brinda seguridad y confianza en la compra de un producto responsable. Cuando los consumidores compran productos certificados por ASC, pueden sentirse bien con los alimentos que comen y, al mismo tiempo, recompensar el arduo trabajo y la dedicación a las granjas administradas de manera responsable. Estas decisiones de compra aumentan la demanda mundial de pescados y mariscos certificados por ASC, lo que genera presión para que más granjas obtengan la certificación ASC y provoca un efecto dominó de mayores mejoras ambientales y sociales en todo el mundo.

Fotografías: GSI.