El Consejo del Salmón se refirió a las cifras de uso de antibióticos dadas a conocer por Sernapesca en su Informe de Uso de Antimicrobianos, correspondiente al primer semestre de 2022 y que fue publicado en el siguiente link.

“Cuidar la salud animal es parte del proceso de producción de todas las proteínas de origen animal, incluido el salmón de cultivo. Las cifras de antimicrobianos utilizados en el primer semestre de este año son similares respecto de los primeros seis meses de 2021. Los salmones son seres vivos y debe resguardarse su salud y bienestar. Por ello, las empresas siguen trabajando intensamente en distintas estrategias para optimizar el uso de antibióticos con una perspectiva de largo plazo y esperamos que ese trabajo se refleje en las cifras a futuro”, sostuvo Joanna Davidovich, directora ejecutiva del Consejo del Salmón.

La ejecutiva resaltó que los antibióticos sólo se utilizan ante enfermedades y con prescripción veterinaria en las dosis adecuadas en un proceso autorizado por el SAG, siguiendo los lineamientos de Sernapesca, y antes de ser cosechados, los salmones pasan por un período de carencia para la eliminación de los antibióticos, por eso no contienen antibióticos cuando se comercializan para su consumo. En esta línea, el reporte de Sernapesca señala que el primer semestre de este año “no se registra uso de antimicrobianos de importancia crítica para la salud humana, y que solo se utilizaron en el periodo antimicrobianos de uso exclusivo en medicina veterinaria”.

La representante gremial agregó que el cuidado sanitario es uno de los principales desafíos que enfrenta la salmonicultura global. En Chile, la enfermedad denominada SRS o Septicemia Rickettsial Salmonídea es principal causa del uso de antibióticos que explican el 94,8% del uso de los antimicrobianos en el primer semestre.

Además, las empresas salmonicultoras están aumentando sistemáticamente los centros de cultivo que obtienen la certificación internacional ASC (Aquaculture Stewardship Council) -una de las de mayor prestigio a nivel mundial, y que dentro de sus estándares, permite el uso de fármacos y establece límites de tratamientos a los peces-; y la adhesión Programa de Vigilancia a la Susceptibilidad a los antimicrobianos que lidera Sernapesca. A esto se suma el trabajo de la industria con el Monterrey Bay Aquarium y un programa que el Consejo del Salmón con la consultora especializada en temas sanitarios CERES.

Fotografía: Consejo del Salmón