En una publicación reciente en la revista científica Ecología y Evolución, en su volumen 12, Ramona Pinochet, Luis Miguel Pardo y Leyla Cárdenas, tres investigadores del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Ideal) de la Universidad de Chile (UACh), confirmaron la presencia de dos linajes de centolla Lithodes spp. en el Pacífico Sur Oriental.

Los investigadores reunieron muestras de la especie en aguas abiertas en Valdivia, Metalqui, Cucao e Isla Navarino, y en aguas interiores en la zona de Calbuco, Tenún, Seno Magdalena, Bahía Águila y Fiordo Yendegaia.

Justamente, la investigadora Ramona Pinochet, cuenta que, uno de los principales desafíos fue obtener tamaños de muestra representativos para cada localidad debido a todos los detalles técnicos y operativos que conllevan la captura de individuos de centolla.

Los especialistas en la especie lograron el total de 173 individuos. “Aquí lo importante es que se confirma que hay dos linajes que se están especiando, que todavía no logran aislarse respectivamente, y antes se pensaba que era una única especie. Esto en términos de manejo es importante porque permite definir una unidad genética, unidades de población y con ello aplicar medidas de manejo correctamente”, explicó la especialista del Centro Ideal.

La especiación es el proceso por el que se forman las especies nuevas. Ocurre cuando los grupos en una especie se aíslan reproductivamente y divergen. Estos resultados fueron corroborados a través de análisis de delimitación de especies, análisis filogenéticos, redes de haplotipos y tiempos de divergencia.

En el caso de los recursos explotados, como es la centolla, estos estudios aportan a definir correctamente las unidades biológicas sobre las que se aplican las estrategias de manejo y conservación.

Los expertos también usaron pruebas de marcadores nucleares, que es un fragmento de ADN que está asociado con una determinada ubicación dentro del genoma nuclear. “Obtuvimos baja señal de este tipo de marcadores y eso nos indica que los individuos de centolla se encuentran en proceso de especiación, pero que los linajes identificados con marcadores mitocondriales aún siguen en contacto y no se han aislado reproductivamente”, explicó Pinochet, investigadora y estudiante del Doctorado en Biología Marina de la UACh.

La importancia de estos resultados recae en evaluar el estado taxonómico o la clasificación correcta de la centolla a lo largo de las costas del Pacífico Sur Oriental bajo un enfoque taxonómico integrativo. “Conocer las unidades evolutivas independientes que existen y dónde están nos entrega información sobre el estado taxonómico y la distribución de las especies putativas”, explicó la licenciada en Biología.

“Conocer la diversidad y la distribución de las unidades evolutivas independientes nos permite explorar eventos con respecto a poblaciones, siendo estas últimas las unidades biológicas sobre las que se aplican las medidas de manejo. De esta manera, al definir correctamente las unidades operacionales, se pueden mejorar los planes de manejo de la pesquería”, concluyó la investigadora del Centro Ideal

Leer el paper aquí.

Fotografía: Centro Ideal.