Según información proveniente de medios noruegos, Akva va a recortar 130 puestos de trabajo a tiempo completo, de los cuales 70 serán en Noruega y 60 en otros países, siendo la mayoría trabajadores de su área de acuicultura en tierra, a la cual pertenecen 86 personas, y 42 la división en mar y 2 de su unidad digital.

La medida, según fue informado, forma parte de una reestructuración para reducir costos para ahorrar USD $9 millones al año.

Desde Akva expresaron que los resultados financieros del tercer trimestre en sus operaciones en tierra están «por debajo de las expectativas y no son aceptables». Es por este motivo que el negocio en Dinamarca se reducirá gradualmente, en parte debido a la alta rotación de los empleados, y se creará una nueva organización basada en la oficina central de Klepp, en las afueras de Stavanger (Noruega).

Este cambio permitirá tener «un mejor acceso al talento en general, con ingenieros y personas con experiencia en acuicultura en Stavanger y en Jaeren», explicaron a Intrafish desde la empresa.

Anunciaron además que en el futuro la empresa se centrará en las operaciones con post smolt. «Entre seis y doce meses atrás, cambiamos nuestro enfoque para apostar por el post smolt«.

Pérdidas

Aunque la facturación de Akva en el tercer trimestre aumentó un 14%, hasta los USD $79,9 millones, su Ebitda se saldó con pérdidas de USD $5,6 millones, y se debe a los USD $9,3 millones de costes de reestructuración.

Desde Akva explicaron que su cartera de pedidos es buena, y que proporciona una base para el crecimiento orgánico. Los precios del salmón siguen siendo fuertes, pero la inflación seguirá afectando negativamente a la rentabilidad a corto plazo.

Además, la empresa dijo que las consecuencias del impuesto propuesto sobre las rentas del suelo son inciertas, pero que probablemente le afectará negativamente a corto y medio plazo.

Fotografía: AKVA (referencial)