Cooke Aquaculture Pacific manifestó su decepción al recibir avisos del Departamento de Recursos Naturales (DNR) de Washington para no renovar dos arrendamientos de piscicultura de trucha arcoíris en Rich Passage frente a Bainbridge Island y frente a Hope Island en Skagit Bay. La compañía señaló que los reguladores y los encargados de formular políticas deben seguir de manera responsable los precedentes científicos y judiciales al tomar decisiones clave con respecto a la acuicultura marina, “lo que no creemos que haya sido en este caso”.

“Nos sorprendió la decisión de la Comisionada de Tierras Públicas, Hilary Franz. Durante los últimos cinco años, Cooke ha trabajado para fomentar relaciones de trabajo productivas con las tribus, el personal del DNR y otras agencias estatales”, comentó la empresa a través de un comunicado.

Y añaden que “una opinión biológica federal reciente y una decisión reciente de la Corte Suprema de Washington reafirman el estado de la ciencia de que la piscicultura no tiene un impacto adverso en el medio ambiente. Todos estos factores son contrarios a la decisión del DNR de no renovar nuestros contratos de arrendamiento”.

En 2018, la Legislatura del Estado de Washington permitió explícitamente la continuación de la cría de peces en Washington, prohibiendo los peces no nativos como el salmón del Atlántico, pero permitiendo que continuara la cría de peces nativos como la trucha arcoíris. DNR ahora está actuando en contra de esa directiva legislativa.

En una opinión histórica presentada en enero de 2022, la Corte Suprema del Estado de Washington rechazó por unanimidad los argumentos de un grupo de organizaciones ambientales y confirmó un permiso otorgado a Cooke Aquaculture Pacific por el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington («WDFW») para el cultivo de peces del Pacífico. Trucha cabeza de acero.

Además, el fallo de la Corte Suprema del Estado de Washington determinó que la cría de trucha arcoíris no tendría impactos adversos probables y significativos en el medio ambiente. El Tribunal confirmó los años de análisis cuidadoso de WDFW y las condiciones de los permisos que encontró que protegerían el medio ambiente. Este hallazgo contrasta marcadamente con las supuestas preocupaciones del DNR como fundamento de sus dos decisiones.

En marzo de 2022, el Servicio Nacional de Pesca Marina de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) publicó una opinión biológica de 210 páginas sobre la acuicultura de peces marinos en Puget Sound, y encontró poco o ningún impacto negativo en especies nativas como el salmón en peligro de extinción, las orcas o su hábitat.

«La acción de DNR ignora todo este esfuerzo y mejoras. El propio personal del DNR ha elogiado repetidamente a Cooke, tanto en correspondencia interna como externa, por los avances que ha dado al trabajar con el DNR, el Departamento de Ecología de Washington y WDFW. Las acciones del liderazgo de DNR son desconcertantes en el mejor de los casos y punitivas en el peor. Como empresa familiar canadiense que invierte significativamente en el estado de Washington y crea empleos locales, esto es muy desalentador. Como administrador de las tierras de Washington, el DNR está enviando un mensaje muy claro a los demás: ‘No vengan a Washington, no inviertan aquí'», señala el comunicado.

Fotografía: Cooke Aquaculture Pacific.