La Iniciativa Global del Salmón (GSI, por sus siglas en inglés) ha dado hoy la bienvenida oficial a Salmones Aysén, productor chileno de salmón coho, como nuevo miembro de la principal iniciativa de sostenibilidad. Con esta incorporación, la GSI cuenta con 14 empresas de cultivo de salmón y ocho empresas miembros de la cadena de suministro, que abarcan todas las regiones en las que operan. Juntas, las empresas miembros se comprometen a adoptar los principios fundamentales de la iniciativa de aumentar la sostenibilidad, la transparencia y la cooperación para acelerar las mejoras en el rendimiento medioambiental del sector a gran velocidad y escala.

Pablo Baraona Covarrubias, director de Salmones Aysén, se unió al grupo de directores ejecutivos de la GSI en su reunión anual: «La sostenibilidad ha sido durante mucho tiempo una prioridad para Salmones Aysén, y estamos encantados de unirnos a la Global Salmon Initiative como una extensión natural de este enfoque. Los esfuerzos individuales -como la estrategia y los objetivos de acción climática de nuestra empresa- son importantes, pero no son suficientes en un mundo tan cambiante como el actual. Tenemos que ser más inteligentes, tenemos que mejorar de forma continua y responsable. GSI ha creado un modelo impresionante para ayudar a las empresas a hacer precisamente eso».

Salmones Aysén se incorpora a GSI en un momento de importante progreso e impulso en los esfuerzos de liderazgo e iniciativas de sostenibilidad del grupo. A principios de este año, GSI, en colaboración con FutureFish y con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, convocó a ejecutivos de todo el sector de la acuicultura internacional, lo que dio lugar al lanzamiento de un llamamiento a la acción de toda la industria para una acuicultura orientada a los objetivos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos. El grupo de directores ejecutivos de la GSI encabezará esta actividad durante el próximo año, compartiendo sus conocimientos sobre la transferencia de tecnología y la innovación para ayudar a motivar el crecimiento impulsado por el propósito en el sector de la acuicultura mundial.

«Lo que ha hecho la GSI al unir a las empresas, a los miembros de la cadena de suministro y a los principales socios externos en temas clave como el cambio climático, es la única forma en que podremos lograr un alto impacto, y dar visibilidad para mostrar las grandes historias que ya tiene esta industria, y las grandes soluciones que aporta a los problemas de seguridad alimentaria. Al comprometernos con otras empresas en estos temas prioritarios, podemos compartir experiencias y conocimientos en materia de sostenibilidad para medir y comparar lo que funciona y lo que no, lo que nos ayuda a tomar decisiones más inteligentes para mejorar el rendimiento de la sostenibilidad», añadió Baraona.

Durante los dos últimos años, la GSI ha trabajado en colaboración con el Fondo Mundial para la Naturaleza y la IDH, la Iniciativa de Comercio Sostenible y Blonk Consultancy, para adoptar y poner a prueba un marco común de contabilidad de emisiones de GEI para el sector. Este tema ocupaba un lugar destacado en la agenda de los directores generales de esta reunión, ya que se reúnen para acordar los marcos de información, los calendarios, los objetivos futuros y los esfuerzos colectivos de mitigación.

«El panorama en el que operamos es cada vez más complejo y desafiante. Desde el clima, la biodiversidad, el bienestar de los peces, hasta la alimentación, las empresas están bajo presión para demostrar el progreso en cada uno de los frentes, y es simplemente una montaña que hay que escalar», añadió Sophie Ryan, CEO de GSI. «El salmón de cultivo tiene una gran historia que contar en términos de sus contribuciones a las dietas saludables, sostenibles y resistentes al clima, pero ambos necesitamos asegurar ese futuro a través de mejoras continuas y contar esa historia con una voz alineada para asegurar que no nos olviden, aquí es donde los esfuerzos colectivos pueden dar resultados».

Fotografía: Salmones Aysén