Luego de proceso de verificación documental entre unidades de Gestión de la Información (GIA), Comercio Exterior (Comex) y Pesquerías de la Dirección Regional de Sernapesca Aysén, se constató que se produjo el destino de materia prima desde planta de procesos de recursos provenientes de pesca industrial, en este caso correspondiente a desechos de merluza de cola, hacia la planta reductora ubicada en Puerto Chacabuco.

Lo anterior por un total de 28 toneladas que contaban solo con guías de despacho y sin haber sido declaradas en el sistema de trazabilidad del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura. De ello, se desprende que el recurso pesquero merluza de cola fue extraído, procesado y destinado sin acreditación de origen legal (AOL).

De esto, se produjo un proceso de reducción en la planta que arrojó la producción de 6,25 toneladas de harina de pescado y 2,26 toneladas de aceite, sin contar con la respectiva acreditación de origen legal. Por tanto, fiscalizadores de Sernapesca concurrieron hasta las oficinas de la planta para verificar en terreno la presencia del stock, comprobando que la harina se encontraba dispuesta en cinco maxi sacos y el aceite almacenado en un estanque.

Así, se procedió a cursar tres citaciones al Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Aysén a los representantes legales de las empresas involucradas, y se incautaron 5 maxi sacos con harina de pescado y 1 estanque con aceite en su interior, por no haber sido acreditado el origen legal de la materia prima de la producción.

“Cabe señalar, que de acuerdo al estado de situación de las pesquerías emitido por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, la merluza de cola se encuentra en estado de Agotado o Colapsado. Por ello, resulta aún más relevante el que las actividades extractivas y de procesamiento de este recurso sean informadas al Servicio para el correcto control de cuotas de extracción y del acceso a esta pesquería,” concluyó Jorge Padilla, director regional (s) de Sernapesca Aysén.

Fotografía: Sernapesca Aysén.