Un método de muestreo no letal combinado con un análisis molecular de vanguardia ha arrojado nuevas luces sobre las interacciones microbianas en las branquias del salmón Atlántico durante un brote de enfermedad branquial, así dieron a conocer en la revista Scientific Reports y en Fish Health Forum. 

Investigadores de la Universidad Nacional de Irlanda, en Galway, utilizaron un nuevo método de extracción de ADN para secuenciar los microbiomas de las branquias de 105 salmones, muestreados al azar en un centro de cultivo a lo largo de un verano.

Los científicos descubrieron que, antes de que aparecieran los signos de la enfermedad branquial en julio, los géneros bacterianos Dyadobacter, Shewanella y Pedobacter presentaban su mayor abundancia, siendo Shewanella significativamente más abundante antes del episodio de la enfermedad que durante el mismo. Este género podría estudiarse más detenidamente en futuras investigaciones sobre el desarrollo de la enfermedad de las branquias, señalaron los investigadores.

«En las branquias infectadas destacaban otras bacterias asociadas a diversas enfermedades de las branquias. Entre ellas se encontraban Candidatus Branchiomonas cisticola, Piscirickettsia salmonis, Piscichlamydia sp. y Candidatus Fritschea sp., cuya presencia en las branquias del salmón durante el episodio puede haber contribuido al daño de las branquias, aumentando la gravedad de las lesiones ya existentes», indicaron los científicos.

A medida que avanzaba la enfermedad, el microbioma de las branquias de los salmones muestreados cambiaba hacia una menor diversidad y un menor equilibrio. Factores ambientales como la claridad del agua y la salinidad explicaron el 31% de la variabilidad de las comunidades microbianas, mientras que Neoparamoeba perurans, la bacteria causante de la enfermedad amebiana de las branquias, explicó el 5%.

El raspado de branquias muestra una sensibilidad adecuada

El estudio también reveló que el raspado de la mucosa de las branquias, un método de muestreo no letal, proporciona datos comparables al muestreo letal de las branquias de los peces. En particular, la técnica parece más fiable cuando se dirige a N. perurans.

«Las comunidades bacterianas de las muestras de branquias y mucosas de este estudio presentaron similitudes muy estrechas, lo que sugiere que el raspado de mucosas puede ser adecuado para el muestreo de branquias para la caracterización parcial de la comunidad procariota de toda la branquia», señalaron los investigadores.

«Futuras investigaciones que comparen estos dos tipos de muestreo pueden aportar más pruebas en este tema», puntualizaron.

Los expertos señalaron que gran parte de la investigación sobre la enfermedad de las branquias se ha llevado a cabo en laboratorios, y que la combinación de los resultados de los ensayos de laboratorio y de campo debería mejorar la comprensión general de esta enfermedad altamente prevalente entre los salmones de centros de cultivo.

Puede leer el artículo completo en la revista Scientific Reports.

Fotografía: Fish Health Forum