Daniel Elton Heavy es realmente un pionero de la acuicultura. En la década de 1980 fue uno de los primeros que se involucró en la producción de salmónidos –a través de Salmones Andes–, cultivando salmón coho de manera artesanal. “Desde entonces, todo ha sido visión y emprendimiento”, dice el ejecutivo, quien recuerda que mientras incursionaba en los salmones, también “desarrollamos cultivos de choritos mediante la reutilización de materiales de fondeo y redes en desuso de los peces, lo que ahora se llama economía circular”.

Con esta misma visión innovadora, hace unos 20 años este emprendedor, comenzó a trabajar en una nueva iniciativa tendiente a agregar un nuevo cultivo a la acuicultura nacional. “En 1998, mi hijo Daniel comenzó a estudiar y a trabajar en el proyecto de cultivo de seriola (Seriola lalandi). Tras sortear una serie de barreras y con la incorporación de la familia Lacámara a la sociedad, se logró poner en marcha Acuinor” cuenta.

El inicio de esta compañía –de la cual Daniel Elton es gerente general–, fue a punta de empeño. Se logró conseguir una concesión temporal, en las cercanías de Caldera (región de Atacama), en la cual se instaló una balsa jaula en la cual se juntaron los peces que se comenzaron a capturar de manera artesanal. Luego, vino la construcción de un hatchery y, con los peces capturados, se pudo conformar el primer grupo de reproductores. Estos fueron los primeros, a nivel mundial, en estar sincronizados mediante termo/fotoperiodo con el fin de obtener desoves a lo largo del año.

¿Por qué, dentro de proyecto de Acuinor, se eligió a la seriola para probar y avanzar en su cultivo?

Existe una necesidad creciente por cubrir el suministro de alimentos y en particular de proteína que el incremento de la población mundial demande. Sumado a esto, ha existido también una movilidad importante en cuanto a las capacidades de adquisición de la población. Bajo estas premisas, las especies Seriola spp constituyen uno de los mejores candidatos para la producción acuícola debido, entre otras razones, a su rápido crecimiento, buen precio de mercado y por ser una especie reconocida a nivel mundial.

Hoy es fundamental cultivar de forma sustentable. La acuicultura actualmente sobrepasa la pesca extractiva, tanto en volúmenes como en preferencias del consumidor. En este sentido, los peces de alto valor comercial, como los atunes, se encuentran sobreexplotados y fuera de las sugerencias de consumo por parte de las agencias clasificadoras de seafood. En este aspecto, la seriola constituye una especie de uso similar al atún, pero con la ventaja de ser viable de cultivar tanto técnica como económicamente. Por su calidad y sustentabilidad, poco a poco, está conquistando el mercado y desplazando las preferencias.

¿Cuáles son los principales logros conseguidos en el cultivo de la seriola?

A la fecha, y gracias a los años de trabajo invertidos en el cultivo de Seriola lalandi y por cierto con el apoyo permanente de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), los principales logros obtenidos por Acuinor tienen que ver con la obtención de un stock de reproductores manejados genéticamente; producción de larvas y juveniles de alta calidad de manera estable, continua y con altas tasas de sobrevivencia; una engorda en tierra con una producción de 30 toneladas; y dos áreas de negocio generadas relacionadas con la exportación de peces vivos o juveniles y venta de producto terminado.

En cuanto al ciclo completo de la especie, podemos afirmar que Acuinor lo ha concluido satisfactoriamente, mediante un desarrollo delicado de cada una de las fases productivas: reproducción, destete, pre-engorda y engorda, bajo un modelo de producción continua y estable que nos permite estar en el mercado todas las semanas del año. Gracias a esto, precisamente, es que estamos en proceso de escalamiento comercial y en plena construcción de una engorda de 200 toneladas en tierra.

En la fase de producción de juveniles de seriola, ¿siguen existiendo desafíos?

En términos generales, los desafíos en materia de producción nunca terminan, son un continuo. Mejorar y ser más eficientes es un beneficio que, finalmente, se transfiere a los consumidores. En particular, para la fase de producción de juveniles, si bien ya se logró una estabilidad productiva, existen aún muchos retos que abordar en esta búsqueda permanente de optimización. Entre ellos, podemos mencionar temas nutricionales como, por ejemplo, reemplazo de alimento vivo, además de algunos asuntos genéticos.

En cuanto a la piscicultura de recirculación de aguas (RAS) que están construyendo, ¿por qué se eligió esta opción en vez de realizar la engorda de seriola en jaulas en el mar?

Acuinor ha desarrollado un cultivo acuícola basado en una producción saludable, limpia y sostenible, con un uso reducido de recursos marinos y una operación libre de antibióticos, vacunas y otros medicamentos, además de un adecuado control del peligro de transmisión de enfermedades, transferencia de parásitos o escape de peces hacia poblaciones silvestres. También nos hemos preocupado de disminuir los riesgos de contaminación y efectos sobre el medio ambiente a través de una óptima gestión de la operación y producción, con data robusta y al día en el manejo del cultivo. De esta forma, se busca priorizar la eficiencia y competitividad mediante el uso de tecnologías de frontera para una producción sustentable y circular, que se mantenga en un proceso de optimización y desarrollo.

En cuanto al mar, luego de algunas experiencias, podemos decir que el cultivo de Seriola lalandi en balsas jaulas en el norte de Chile no es una alternativa de producción económicamente viable bajo las condiciones actuales.

Dentro de las ventajas que ofrecen los sistemas RAS, tenemos que permiten reducir el volumen de aguas residuales a tratar, estabilizar la producción, hacer un óptimo uso de las instalaciones, no generar peaks productivos estabilizando las demandas y emisiones de la biomasa al establecer una producción continua a lo largo del año, incrementar el índice de conversión de los alimentos, mejorar la sustentabilidad y lograr un mayor control sobre posibles enfermedades y variables externas adversas.

En cuando a la piscicultura RAS, ¿dónde está ubicada? ¿En qué fase de implementación se encuentra?

La nueva unidad de engorda está ubicada en el mismo lugar donde tenemos el hatchery y nursery en la región de Atacama, a 20 km de Caldera, próximos al mar y en pleno desierto. La nueva unidad está próxima a concluir la construcción. Sin embargo, ya se han sembrado los primeros batch que alimentarán este nuevo módulo. De esa forma, podemos afirmar que se está iniciando la operación del primer centro de cultivo de engorda en tierra para el ciclo completo de este pez a una talla de cosecha de peso promedio de 5 Kg.

¿Cuáles son las proyecciones de Acuinor? ¿Cuándo esperan tener las primeras cosechas a partir este nuevo centro de producción?

Las proyecciones de Acuinor tienen que ver con continuar con sus dos áreas de negocio tanto en términos de producción de huevos/larvas o juveniles de seriola para abastecer a otros engordadores, como en términos de producción de carne de pescado para exportar y abastecer al mercado nacional. Para el año 2021, esperamos producir alrededor de 100 a 130 toneladas con la nueva unidad de engorda ya en operación y para el 2022 esperamos tener 200 toneladas con la unidad en plena operación. En lo que sigue, el diseño de esta unidad modular permitirá ir escalando y construyendo nuevos módulos que permitan aumentar aún más la producción.

Comercialización y mercado

Las cosechas de seriola de Acuinor, ¿en qué mercados serán comercializadas?

Las cosechas como producto terminado serán comercializadas, principalmente, en Estados Unidos, una parte en Europa y queremos destinar también un porcentaje al mercado brasileño, el cual queremos desarrollar. Además, nos interesa destinar parte de la producción al mercado nacional. Para abordar las proyecciones comerciales, la compañía está trabajando y desarrollando desde ya su plan de negocios y exportaciones, con actividades exploratorias de mercado, desarrollo de empaque y de marca, procesos y certificaciones, entre otros. En esta materia, tenemos que destacar el apoyo que nos ha brindado la Dirección de Promoción de Exportaciones de Chile (ProChile).

Acuinor ha contado también con el apoyo de Corfo en este proyecto de diversificación acuícola ¿Qué importancia ha tenido esta institución en el avance de la producción de seriola en Chile?

Acuinor viene trabajando con Corfo desde 2006 en una serie de proyectos y, últimamente, con dos grandes iniciativas: el Programa de Diversificación Acuícola Chilena y el Programa Tecnológico Estratégico. El primero terminó en diciembre de 2019 y sentó las bases del modelo productivo y de negocio de la especie, dejando en evidencia su viabilidad y potencial productivo.

Los resultados de dicho programa permitieron formular una propuesta de valor innovadora y de alto impacto para desarrollar el Programa Tecnológico Estratégico, que busca impulsar la industria de la Seriola lalandi en Chile a través de proyectos que aseguren la competitividad de la industria en el largo plazo y que los modelos de negocio, operación, producción y desarrollos tecnológicos que se logren puedan ser replicados en otras especies hidrobiológicas con potencial de generar una actividad económica sostenible. Los proyectos de esta envergadura no son factibles de llevarse a cabo sin una cooperación público-privada. El apoyo de Corfo, sin duda, valida este tipo de iniciativas, dando credibilidad y facilitando el acceso a nuevas fuentes de financiamiento.