El senador (PS) por la Región de Los Lagos, Rabindranath Quinteros Lara, dice que en los últimos días ha sido fustigado y/o felicitado por diferentes actores del sector extractivo del país. Lo anterior se debería a la presentación, junto con las senadoras Carolina Goic (DC) y Adriana Muñoz (PPD), de una moción que busca modificar la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) aprobada en 2012.

Con diversos documentos en mano, quien fuera anteriormente y por varios años intendente de la Región de Los Lagos y alcalde por la ciudad de Puerto Montt, asevera que los tres senadores pertenecientes al conglomerado político “Nueva Mayoría” que participan en la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura de la Cámara Alta se decidieron a presentar dicha iniciativa por dos motivos: lograr una ley que no haya tenido la participación de parlamentarios inmiscuidos en acusaciones de financiamiento ilegal, así como entregarle una mayor participación a la pesca artesanal.

Se puede detallar que la moción establece el carácter público de los recursos del mar e introduce correcciones como que “la existencia de licencias transables por diez años para el 50% de la cuota industrial, las que surgirán de procesos de licitación sucesivos y bienales, que impliquen la subasta del 10% de la cuota global para el sector industrial”.

Entendemos que la Conapach y la Confepach, los dos gremios artesanales más importantes del país, están en contra de una licitación. Entonces, ¿a qué sectores escuchó para presentar esta moción?

Hablé con todos los dirigentes de la pesca. Por ejemplo, a los que piden que la jibia sea capturada con línea de mano, que son de la Conapach. También con dirigentes de la pesca artesanal del sur. Entonces, que una persona de la Conapach diga que no está de acuerdo con la moción, es solo su pensamiento. Ahora, esto no es la verdad absoluta. Nuestra moción busca generar una discusión.

En concreto, ¿cómo se aplicarían las licitaciones?

La actual legislación le entregó las Licencias Transables de Pesca a dos empresas por 20 años, renovables por 20 años, o sea, un total de 40 años o toda una vida. Entonces, lo que decimos es que dejémosla en diez años y después que se licite de forma que puedan entrar otras personas.

En relación con las licitaciones, pedimos que sea el 50% de la cuota del sector industrial. A los pescadores artesanales no se les tocará nada. De esta forma, buscamos poner un poco de justicia a la pesca artesanal. Eso es lo que no se ha entendido.

Pero, de todas formas, solo podrán acceder a ese 50% las grandes empresas

Pero se abre la puerta a todo el mundo. Estamos diciendo que porqué solo dos empresas. Bajo nuestro punto de vista, si abrimos este asunto son más recursos para el Estado y eso iría para el desarrollo de la pesquería artesanal. Lo que nosotros hacemos es defender a este último sector.

¿Cómo sigue el asunto hacia adelante?

Se verá si se aprueba o no. Pero insisto, a nosotros nos interesa provocar una discusión en que participen todos los actores.

¿Y por qué no esperaron las conclusiones de la FAO?

La FAO es un organismo que emitirá una opinión técnica sobre los convenios internacionales que posee Chile en relación con la Ley de Pesca. No tiene nada que ver con la normativa interna, ya que ellos no se pueden meter en la política de este país.

De todas formas, en la mayoría de los países las cuotas de captura se designan a través de la historia pesquera…

Claro, hace 30 años y en dictadura, cuando se cambió la balanza para un lado. Hoy escucho a los grandes dirigentes de la Sofofa y CPC decir que se quiere destruir a Chile. Pero este país lo destruyeron ellos. Además, no es correcto cuando los industriales pesqueros dicen que la moción va a hacer desaparecer la actividad. ¡Qué va a desaparecer cuando estas mismas empresas son las que echan a los trabajadores! Para qué engañan a la opinión pública. ¿Por qué no aceptan lo que dice la FAO en relación con que la pesca de arrastre hay que prohibirla en todas partes del mundo? Ahí no les conviene dicho organismo.

¿Usted está a favor de eliminar dicho arte de pesca?

Obvio. Si el daño que se hace al sustrato marino es por la pesca de arrastre.

¿Pero en qué modelo de licitaciones se basaron para presentar esta licitación?

En la mayoría de las partes. En Japón por ejemplo. Pero yo insisto en que ésta no es una verdad absoluta, sino que busca generar una discusión.

¿En Japón se licitan las pesquerías?

Lo que nosotros estamos provocando es que los sectores discutan. A lo mejor estamos equivocados.

¿Es necesario cambiar tan drásticamente el modelo de administración pesquera?

Si la cosa está mal, habrá que hacerlo. No ha costado cambiar nada el modelo que tenía este país hace 30 años.

El presidente de Sonapesca dice que la moción es inconstitucional porque esta es una iniciativa que responde al poder Ejecutivo…

Puede ser inconstitucional. Estamos de acuerdo, pero que me la declaren inconstitucional. Por mientras, provoquemos la discusión. Ahora, ¿será constitucional que siete familias sean dueños de los peces? Los peces, ¿de quiénes son? Son bienes de uso público. Entonces, ¿por qué se los dan en concesión por 40 años a dos empresas?

Pero así también pasa en lugares con mayor tradición pesquera, como Europa, donde se dice que los tiempos responden a las inversiones realizadas…

Se quejan de que se les quiere quitar diez años a una fuerte inversión que hicieron. Eso es falso. La inversión la hicieron antes de que tuviesen esto, porque las naves no las compraron ayer. ¿Qué inversión van a hacer?

Si se licitara, ¿qué posibilidades tendrán las Pymes de acceder a mayor cuota o de hacer crecer sus plantas?

Nosotros pretendemos que los industriales le compren a los artesanales.

De todas formas, en este escenario, ¿cómo ve a la pesca artesanal?

Muy dividida. Creo que derogar es muy difícil, imposible, pero revisarla sí. La ley tiene cosas positivas, pero planteamos lo que pensamos. Quizás estamos equivocados. Pero pretendemos dar un remezón y que se prestigie al Congreso, evitando cualquier tipo de suspicacia que pueda haber ocurrido con esto.