Colorado Chile: A paso firme avanza proyecto de cultivo y repoblamiento de congrio

Colorado Chile: A paso firme avanza proyecto de cultivo y repoblamiento de congrio

Con apoyo de Corfo, se sigue desarrollando, en la región de Coquimbo, la iniciativa que busca estimular el manejo sustentable del congrio en su hábitat natural y transferir conocimiento de cultivo a pescadores artesanales. Actualmente, en su segunda etapa, se pretende avanzar en el escalamiento comercial, repoblamiento y acuicultura a pequeña escala.

Con el propósito de consolidar la industria del congrio y seguir promoviendo los vínculos de la pesca artesanal y la empresa privada dedicada a la acuicultura en Chile, en 2017 la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) lanzó en la región de Coquimbo el Programa Tecnológico Estratégico de Diversificación Acuícola (PTEC) de congrio colorado y dorado, el cual pretende acortar las brechas de conocimiento para establecer una estrategia comercial de cultivo de esta especie, cuyos avances en producción han sido liderados en el país por la empresa Colorado Chile S.A.

La primera etapa del proyecto estuvo concentrada en avanzar en la captura del recurso del medio natural y en la reproducción y cultivo en condiciones de cautiverio, principalmente, de congrio colorado. Durante este periodo, además del levantamiento de un centro preindustrial con tecnología e ingeniería para el cultivo del congrio, hubo una gran productividad tanto en avances técnicos, como en otros aspectos que se encuentran bajo los objetivos del programa. Por otro lado, se avanzó en la búsqueda de inversionistas y en el acercamiento con eventuales distribuidores y comercializadores en Chile y el extranjero.

Junto con el cierre de esta primera etapa, se concretaron dos hechos importantes que encaminaron los objetivos que son parte de la segunda fase: la cosecha de peces que fueron engordados en una plataforma abalonera y la primera liberación de congrio colorado de cultivo.

El primer punto tiene relación con la cosecha masiva de 2.800 peces entre los 500 gr y 950 gr, lo que se tradujo en un total aproximado 2 toneladas, las cuales fueron procesadas, maquiladas y congeladas en una planta de proceso en la Caleta San Pedro, de La Serena. Estas muestras fueron el primer paso para un testeo de mercado.

El segundo hecho tiene relación con el trabajo que se ha estado realizando junto con la pesca artesanal -con el apoyo de Minera Los Pelambres– y que ha consistido en la transferencia tecnológica para el cultivo de la especie en tierra y el repoblamiento en Áreas de Manejo. Es así como, en abril pasado, se liberaron los primeros 3.000 juveniles de congrio, donde el propósito era poner a prueba los protocolos de proceso, desde el traslado en jaulas hasta su liberación.

En conversaciones con AQUA, el gerente general de Colorado Chile, Piero Magnolfi Orsini, comentó que “esta primera liberación es el futuro de nuevas experiencias con fines de repoblamiento que tenemos planeadas en el portafolio de actividades que estaremos ejecutando en conjunto con la pesca artesanal de Caleta Las Conchas y Caleta San Pedro, y con la colaboración de Minera Los Pelambres. De esta liberación, 700 de los 3.000 ejemplares fueron marcados. Esto fue un avance en sí mismo, ya que se pudo extraer mucha información y aprendizaje sobre el manejo que requieren los peces previo a su liberación y el trabajo en equipo junto a los pescadores artesanales”.

En este sentido, agrega que “dado el contexto actual, producto del Covid-19, se ha dificultado realizar el primer monitoreo. Sin embargo, estamos actualmente comenzando la implementación de sistemas de estanques para engorda en tierra en cada una de las caletas y teniendo reuniones virtuales con los pescadores artesanales para seguir avanzando en la definición de planes de trabajo”.

El gerente general de Colorado Chile acota que en esta fase del proyecto se ha invertido alrededor de $300 millones, donde se incluyen aspectos necesarios para la viabilidad de los distintos objetivos orientados a realizar un trabajo integral para que los peces cultivados por la empresa se traduzcan en un aporte concreto, ya sea para la actividad productiva de las caletas o para la recuperación de las poblaciones de congrio en la costa chilena.

Mientras se sigue avanzando en aspectos claves, el proyecto de Colorado Chile tiene como meta a corto y mediano plazo lograr captar un inversionista. Respecto de esto, el representante de la compañía enfatizó que el objetivo es que este inversionista pueda acompañar el escalamiento industrial de la especie y, junto con esto, comenzar a dar a conocer el producto en los distintos mercados. En el mediano y largo plazo, en tanto, “esperamos ver la respuesta del repoblamiento, ya que, como bien sabemos, este desafío requiere de tiempo, recursos y una política pública definida, como se hace en otros países para tener una mayor probabilidad de éxito, sin descontinuar procesos que requieren de metodología y seguimiento”, expresa.

Trabajo colaborativo

Colorado Chile no ha estado sola en este proceso. Ha recibido la ayuda tanto de entidades académicas, como de empresas que se han sumado a este proyecto que busca diversificar la acuicultura nacional y ofrecer nuevas oportunidades a la pesca artesanal. Entre los co-ejecutores, se cuenta la Universidad de Chile, la Universidad Católica del Norte, Niva Chile y Cargill, que fueron parte de la primera etapa. En la segunda etapa, se incorporaron al trabajo colaborativo las compañías Aquafisio y Vehice. En caso de la Universidad de Chile, por ejemplo, esta se ha dedicado a los estudios de diferenciación genómica del congrio colorado, orientados tanto para rentabilizar la industria, como para sustentar ambientalmente el repoblamiento y acuicultura de pequeña escala.

Por otro lado, la empresa Niva Chile se ha preocupado de controlar los parámetros fisiológicos de los peces y la calidad del agua hacia donde son destinados. En la misma línea, la consultora ambiental, Fisioaqua, es la encargada de efectuar las observaciones ecológicas, el monitoreo y seguimiento de los peces post liberación. Este es un trabajo determinante para confirmar si la especie es una candidata factible para repoblar las áreas de manejo, y alcanzar una dimensión para que se transforme en un valor real para la comunidad pesquera asociada.

Pero, ¿cuál es el mecanismo de monitoreo sobre los 700 peces que se encuentran marcados? El gerente general de Colorado Chile comenta que este considera un trabajo conjunto entre la propia compañía, con los pescadores artesanales, principalmente buzos, y Aquafisio. Esta última “estará dedicada al seguimiento y monitoreo de los ejemplares liberados para evaluar su sobrevivencia y crecimiento, y determinar si su conducta es migratoria o residente, como también evaluar el impacto de los mismos donde fueron liberados, lo que se presume, no será negativo, al tratarse de una especie nativa. Este trabajo de seguimiento tiene un plan de trabajo de tres años en los lugares de liberación o repoblamiento definidos”, menciona el ejecutivo.

Nueva herramienta para la pesca artesanal

Mediante la acción conjunta entre la pesca artesanal, el sector público y el privado es que este proyecto busca implementar un diseño de acuicultura de pequeña escala que apunte al beneficio de todos sus actores, incorporando en ello la necesidad de aportar soluciones ambientales y sociales compatibles con la actividad extractiva y productiva.

El congrio colorado es un recurso importante para la pesca artesanal. En esta línea, Piero Magnolfi explica que, lo que se espera, es poder aportar a este sector y ofrecer la oportunidad de contar con más ejemplares disponibles para la extracción. “De ser exitoso el repoblamiento podría mejorar la disponibilidad de congrio en la zona, moviendo la economía local, sobre todo en un recurso fuertemente explotado y de consumo local. Además, abre una ventana para el desarrollo técnico y profesional de las generaciones futuras y la integración de la mujer en esta actividad, a través de nuevas áreas de trabajo”, afirma. Añade que la idea es que se puedan sumar nuevas opciones para que los pescadores trabajen sus Áreas de Manejo.

Colorado Chile también sigue apostando por impulsar la producción de congrio colorado en tierra, analizando la posibilidad de que se puedan implementar instalaciones en las caletas, donde los pescadores puedan criar juveniles de unos 40 gramos hasta llegar a 1 kg, los que podrían ser alimentados con las mermas y desechos de los productos que frecuentemente extraen los pescadores, promoviendo así la economía circular. Con esto, “podrán abastecer sus propios restaurantes con este producto sustentable, además de fomentar el turismo local”, agrega Piero Magnolfi.

Una vez cumplidas las expectativas de Colorado Chile por ofrecer una propuesta acuícola rentable, se continuará con el empaquetamiento tecnológico de este desarrollo 100% chileno, con un proceso productivo completo, confiable y transferible. Magnolfi precisa que “este proyecto podría ser replicado, perfectamente, en otras zonas costeras del norte, centro y sur del país”.

Cabe destacar que el último año, el programa ha tenido una especial llegada en el escenario gastronómico, con la presentación del producto a través de degustaciones masivas en una variedad de formatos elaboradas por especialistas, con platos donde el congrio pudiera ser incorporado en la cocina nacional como internacional. La constante vinculación con autoridades, con organismos públicos y la búsqueda de inversionistas, además del acercamiento con el sector privado y eventuales distribuidores comercializadores en Chile y el extranjero, ha sido clave para este proyecto que busca diversificar la acuicultura y la matriz productiva de Chile.