Falta de vertederos: Un problema que complica la operación de la industria acuícola

Falta de vertederos: Un problema que complica la operación de la industria acuícola

En la región de Los Lagos existen muy pocos vertederos, situación que ha complicado el funcionamiento, principalmente, de la mitilicultura. Las soluciones no son fáciles. Por ahora, las autoridades llaman a las empresas a avanzar hacia una drástica reducción de sus residuos industriales.

En la región de Los Lagos, desde hace un par de años se está viviendo una compleja situación en torno a los vertederos disponibles para residuos industriales. Hay pocos vertederos, algunos han cerrado y la industria acuícola ha comenzado a tener dificultades para disponer sus desechos. Los más afectados son los mitilicultores de la Isla de Chiloé, quienes, desde hace meses, vienen exponiendo el tema a las autoridades competentes y medios de prensa.

Según información recopilada, durante el año 2019, posterior a una alerta sanitaria promulgada por el Ministerio de Salud en la provincia de Chiloé, se realizaron fiscalizaciones a los vertederos industriales de dicha zona, lo que condujo al cierre de varios sitios por incumplimientos a la normativa vigente. De esa manera, para la región de Los Lagos, actualmente están operativos sólo los recintos de disposición final de Rexin, en la comuna de Maullín; Ecoprial, en Osorno; y Resiter, en la ciudad de Puerto Montt.

El presidente de la Asociación de Mitilicultores de Chile (AmiChile), Branco Papic, cuenta que la situación de los vertederos ha sido compleja para su sector y, hasta la fecha, no ha habido una solución ni en la Provincia de Chiloé, ni en la región en general. “El no contar con sitios de disposición de desechos sólidos industriales produce varios efectos adversos, pues aumentan los costos de traslado y disposición final y aumenta el riesgo de paralización de la actividad mitilicultora en general. Esto se debe que, si las plantas no tienen dónde disponer sus residuos, no pueden procesar; al no procesar no hay cosechas; y si no se cosecha no hay siembras. Si no se realizan estas actividades, todos los servicios que trabajan en diferentes ámbitos, se paralizan”, explica el ejecutivo.

Branco Papic añade que tener que sacar los residuos sólidos desde Chiloé, para trasladarlos a otras regiones del país más al norte, significa gastos tremendamente altos. “Esta situación requiere una logística de camiones enorme, aumenta el riesgo de descontento de las comunidades hacia donde van estos residuos, se incrementa la aparición de vertederos clandestinos y crece la contaminación de playas por basura que es tirada al mar o a los ríos. Por lo tanto, sin duda, es una situación grave y que pone en riesgo el bienestar general”, afirma.

Avanzar hacia una economía circular

Consultado por la situación, el seremi de Medio Ambiente de la región de Los Lagos, Klaus Kosiel, explica que, considerando esta situación de falta de vertederos, lo que se ha estado haciendo es incentivar a la industria acuícola a avanzar hacia una economía circular, donde se reduzca considerablemente la cantidad de desechos derivados de la actividad.

En ese sentido, mencionó que han tenido diversas reuniones con los acuicultores con el objetivo de disminuir las externalidades ambientales a lo largo de todo su ciclo de producción. “Es primordial que las iniciativas al interior de la industria acuícola de incorporación de la economía circular en su sistema productivo se sigan potenciando y abriendo camino. Asimismo, la implementación del ecodiseño, como vía para repensar los procesos productivos aumentando eficiencias y disminuyendo residuos, es vital”, destaca.

En relación con este tema, cabe destacar la Ley 20.920 (“Ley Marco para la Gestión de Residuos, Responsabilidad Extendida al Productor (REP) y Fomento al Reciclaje”), vigente desde el 1 de junio del 2016, la cual tiene por objetivo disminuir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización, a través de la instauración de la responsabilidad extendida del productor y otros instrumentos de gestión de residuos, con el fin de proteger la salud de las personas y el medio ambiente.

“La implementación de la Ley 20.920 aumentará gradualmente durante los próximos diez años las exigencias a las distintas industrias respecto de la recuperación y valorización de los residuos asociados a sus sistemas productivos. Por otro lado, la creciente exigencia mundial respecto de una mayor responsabilidad ambiental por parte de las industrias hace cada día más necesaria la incorporación de procesos ambiental y socialmente sustentables”, sostiene el seremi.

Para avanzar en la materia, se está desarrollando un plan de inversión desde el Gobierno Regional, la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) y el Ministerio del Medio Ambiente, con acciones de corto, mediano y largo plazo que pretenden que al año 2040 disminuya la cantidad de residuos que se elimina y aumente considerablemente el porcentaje de reciclaje.

Dentro de estas acciones, la Seremi del Medio Ambiente de la región de Los Lagos comenzó a participar del proceso de desarrollo de un Acuerdo de Sustentabilidad Climática y Economía Circular para el Sector Salmonero. De hecho, ya se hizo un primer taller participativo para servicios públicos, el cual busca informar y definir líneas estratégicas para la acción más sostenible de las compañías.

Adicionalmente, Klaus Kosiel afirma que su seremía, en conjunto con otras instituciones, forma parte del comité coordinador del “Acuerdo de Producción Limpia para la Sustentabilidad de Empresas del Sector Mitilicultor”. “El objetivo es implementar medidas y tecnologías limpias destinadas a mejorar los estándares de sustentabilidad de la industria y disminuir sus impactos en el cambio climático, mediante acciones de eficiencia productiva, energética e hídrica y manejo de residuos sólidos”, comenta el funcionario.

El esfuerzo de la industria

La industria acuícola, junto con esperar que las autoridades puedan proponer soluciones al tema de los vertederos, está muy consciente de la necesidad de avanzar en términos de economía circular. Se sabe que es la dirección en la cual hay que avanzar y, sin duda, tanto mitilicultores, como salmonicultores, están implementando diversas medidas para lograrlo.

“Por parte de Amichile, hemos estado implementando tecnologías para reducir volúmenes de residuos, hemos mejorado procesos para aumentar el reciclaje y, sobre todo, estamos analizando la idea de implementar una solución propia para el manejo y gestión de residuos. Una vez superada la pandemia covid-19, tendremos que avanzar derechamente en todas estas ideas, pero lo concreto es que necesitamos materializar una opción para el manejo de residuos de nuestra industria en Chiloé y la región”, dice Branco Papic.

El seremi de Medio Ambiente, en tanto, reitera el llamado a que las empresas implementen acciones sostenibles en el manejo de sus residuos. “Es la principal tarea pendiente que tiene la industria acuícola en general. Cada día hay mayores avances en esta materia; hay empresas como Greenspot, Plásticos Puelche, Cal Austral, Comberplast, Recollet y Ecofibras, entre muchas otras, que son ejemplos de una nueva industria que está emergiendo en el país como gestoras de la economía circular, generando a la vez puestos de trabajo y nuevos productos de excelente calidad”, enfatiza la autoridad.

Consultado sobre si será posible que existan nuevos vertederos en la zona dentro de este año o el próximo, el seremi responde que “en materia de sitios de disposición final de residuos industriales, las inversiones son netamente privadas y dentro de las competencias de la Seremi del Medio Ambiente no está el proyectar nuevas iniciativas en esta materia”.