Investigación permitió analizar los cambios que ha sufrido el fitoplancton antártico durante los últimos 20 años