[OPINIÓN] Sostenibilidad y recursos marinos

Recientemente se realizó el proceso de consulta ciudadana para la Estrategia Nacional sobre Residuos Marinos y Microplásticos, sin duda uno de los desafíos ambientales más relevantes que enfrenta Chile, especialmente considerando el rol que la pesca y acuicultura cumplen en nuestra economía.

Progresivamente, la industria acuícola ha elevado sus estándares de gestión ambiental. Sin embargo, para que estos esfuerzos logren el impacto esperado, requieren el compromiso de todas las partes y marcos de acción que establezcan una política nacional para el cuidado y gestión de los recursos marinos, que integre un enfoque preventivo -con un fuerte componente de economía circular- y haga partícipes a todos los actores que interactúan en este ecosistema.

En ese sentido, la convocatoria y participación que logró el proceso de consulta ciudadana de la Estrategia Nacional resulta una señal positiva respecto a la voluntad e interés que existe para definir una hoja de ruta inicial para el control, mitigación y prevención de la contaminación del mar.

Chile tiene casi 6.500 kilómetros de costa, con todo lo que eso implica para las comunidades, para la actividad empresarial y en términos de los desafíos que enfrentamos para proteger y preservar un patrimonio que es cultural, emocional y económico también.

El trabajo que se realiza en el marco de la Estrategia Nacional ha permitido poner sobre la mesa las distintas visiones respecto al maritorio, buscando los puntos de acción común para proteger y preservar los recursos marinos no solo desde una perspectiva técnica y económica, sino también incorporando la relación emocional y cultural que los habitantes establecemos con nuestro mar.