[LA + LEÍDA EL VIERNES] Tore Valderhaug: “Mi intención nunca ha sido ofender a ninguna organización en específico, ni criticar la necesaria regulación que debe tener el sector”

Jul 22, 2022

El director de Camanchaca respondió con estas palabras a la carta emitida por la ONG Ecoceanos en conjunto con organizaciones, medios de comunicación y personas naturales; a GSI y al Chilean Marketing Council.

El día de ayer, jueves 21, la ONG Ecoceanos, en conjunto con organizaciones, personas naturales, y medios de comunicación, remitió una carta a Global Salmon Initiative (GSI), y al Chilean Marketing Council, reclamando por los dichos del director de Camanchaca, Tore Valderhaug, quien en un seminario de la empresa Stim en Lofoten, Noruega, en junio de este año, comentó que a su juicio, “la mayor amenaza –para la salmonicultura- son los ambientalistas radicales”.

Según la misiva, “esta criminalización empresarial de las organizaciones defensoras del medio ambiente, la salud pública y los derechos humanos en Chile es un intento de crear las condiciones que justifiquen futuras acciones de intimidación contra organizaciones ciudadanas, movimientos socioambientales y comunidades de pueblos originarios”.

Agregaron además que “según la organización Global Witness, la violencia contra los defensores del medio ambiente y los derechos humanos está aumentando en América Latina, siendo la región más peligrosa del mundo con 165 asesinatos en 2020. Chile no es ajeno a la intimidación contra quienes resisten proyectos de alto impacto sanitario, social y ambiental, como lo demuestran los cuatro activistas asesinados en los últimos cuatro años”.

En este sentido, la carta además exige que “debido a las consecuencias en derechos humanos que podría tener la declaración de Salmones Camanchaca en defensores del medio ambiente, la salud pública y comunidades de pueblos originarios en Chile, es necesario conocer si se corresponden con los estándares de gobierno corporativo de Global Salmon Initiative (GSI) y el Chilean Marketing Council, y si comparten la visión de que las acciones regulatorias del nuevo gobierno están generando un ‘círculo de amenazas’ donde las organizaciones socioambientales y las comunidades de pueblos indígenas constituyen su principal amenaza”.

Junto con esto, agrega la carta que “durante el reciente encuentro denominado ‘Aquaforum Patagonia’ (23 de junio de 2022, Punta Arenas, región de Magallanes), la industria del salmón, utilizando a los líderes sindicales, dio un paso más, acusando a las organizaciones socioambientales nacionales e internacionales de ‘hacer llamados ortodoxos’ (sic ) para bloquear el desarrollo productivo del país mediante la manipulación de la Ley 20.249 de Espacios Marino Costeros para los Pueblos Originarios (EMPO), conocida como Ley Lafkenche”.

Clarificaciones de Tore Valderhaug

Al ser consultado por AQUA, el director de Camanchaca, Tore Valderhaug, explicó que las declaraciones se dieron en contexto de su participación en el seminario realizado en junio por STIM en Noruega, comentando que “la presentación que hice fue sobre las características, similitudes y diferencias entre la salmonicultura chilena y noruega. Se hizo énfasis en revisar aspectos como la evolución de la producción de cosecha, el consumo de salmón en los diferentes territorios, los canales de venta, los formatos de productos vendidos, las ventajas competitivas de estos territorios, y algunos desafíos futuros que como industria se deben enfrentar y que se relacionan con el cultivo sostenible de peces en el mar”.

Agregó que “En un contexto de cambio climático global, el desafío de alimentar al mundo con alimentos más sanos y nutritivos y aprovechar la inmensidad del mar para hacerlo de manera más sostenible, reduciendo la presión sobre las tierras cultivables, es un reto global y tarea planetaria. La salmonicultura es parte de la solución a este desafío. Por eso, estoy convencido de que siempre debemos estar disponibles para trabajar, intercambiar opiniones, escuchar y considerar otras voces interesadas en un uso sostenible del océano, incluidas fundaciones y ONG vinculadas al mar”.

“En este contexto, mi intención nunca ha sido ofender a ninguna organización en específico, ni criticar la necesaria regulación que debe tener el sector tanto en Chile, Noruega, Canadá, Escocia, Islas Feroe y otros territorios. En una parte bastante menor de mi presentación, solo señalé que estos son factores que limitan el crecimiento futuro. Es un desafío para la industria dar aún más énfasis a la dimensión ambiental y social de la actividad”, explicó.

“Por tal motivo, si alguien se ha sentido afectado u ofendido por lo que dije, le pido disculpas sinceras y lamento que mis palabras puedan causar esta reacción. Declaro firmemente que atacar u ofender no fue mi intención. Además, en mi cultura nórdica, le damos un gran valor a las organizaciones civiles intermedias que actúan y buscan formas de hacer que las actividades productivas sean más sostenibles con el medio ambiente y las comunidades”, dijo el ejecutivo.

Tore Valderhaug concluyó comentando que “Mi participación en Salmones Camanchaca como director se explica precisamente por el hecho de que he visto en esta Compañía una genuina vocación por desarrollar una salmonicultura sustentable, armonizando sus legítimos intereses sociales con los de las comunidades y el medio ambiente”.

Revise aquí la carta completa escrita por Ecoceanos

Revise aquí la declaración de Tore Valderhaug

Fotografía: Ecoceanos

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

[latest_journal_single_iframe]