El potencial de los bacteriófagos para la acuicultura aún está por explotar

Jul 7, 2023

Representan una interesante alternativa para la acuicultura, ya que son muy eficaces en medio líquido, pero también pueden inyectarse como una vacuna o aplicarse en el alimento acuícola.

Los bacteriófagos -virus que infectan y matan bacterias- se consideran desde hace años una opción prometedora para la acuicultura. Y con razón, dice la Dra. María Lavilla, del centro español de investigación alimentaria y marina AZTI.

«Están ganando interés, sobre todo contra ciertas especies de Vibrio, porque en algunos casos no se pueden aplicar vacunas. Hay vacunas aprobadas contra otros patógenogs como Aeromonas, por ejemplo, e incluso Vibrio anguillarum«, explica.

«La acuicultura es una gran industria, y hay que tener en cuenta también el camarón, donde no hay vacunas contra patógenos importantes como Vibrio harveyi o Vibrio parahaemolyticus. Además, las vacunas no pueden utilizarse para proteger a los peces juveniles porque tienen un sistema inmunitario inmaduro», aseveró.

La seguridad alimentaria es otra razón para considerar su utilidad, señaló, ya que en la acuicultura están presentes varios Vibriopatógenos humanos. Lavilla y sus colegas publicaron recientemente en la revista Foods un artículo en el que exploran la aplicación de los fagos y relacionan las posibles ventajas para la salud humana y la sanidad animal, así como las mejoras medioambientales a través del saneamiento y el control biológico. Así informaron desde Fish Health Forum.

Alternativa antibiótica o complemento

El artículo destaca la considerable cantidad de investigaciones dedicadas al uso de fagos contra V. harveyi en particular. Pero además contra las especies de Vibrio, los fagos han demostrado un buen rendimiento como método profiláctico y de tratamiento contra algunos de los patógenos más graves, como Pseudomonas y Flavobacterium, evitando al mismo tiempo el uso de antibióticos, prosiguió la Dra. María Lavilla.

“En algunos casos se ha logrado incluso una supervivencia del 100%. Por supuesto, depende de la cantidad y el método de administración, por lo que la aplicación de fagos debe optimizarse para obtener los mejores resultados», puntualizó.

Ofrecer alternativas al uso de antibióticos es cada vez más importante, con un considerable cúmulo de pruebas sobre los efectos de su uso excesivo en la resistencia de los patógenos, así como los efectos potencialmente perjudiciales en el microbioma interno de los animales en los que se utilizan.

Los fagos representan una opción especialmente atractiva para la acuicultura, aseguró la investigadora, ya que son muy eficaces en medio líquido, pero también pueden inyectarse como una vacuna o aplicarse en el alimento acuícola.

«También pueden aplicarse en combinación con otros antimicrobianos, incluso con antibióticos, lo que da cierta ventaja porque los fagos son eficaces contra las bacterias resistentes a los antibióticos, ofreciendo sinergias positivas», acotó la experta.

Aunque los fagos son susceptibles a algunos métodos desinfectantes como los UV, las investigaciones realizadas hasta la fecha han servido para caracterizar la resistencia de los distintos fagos a diferentes condiciones, lo que debería servir de apoyo a la toma de decisiones sobre el terreno.

Se espera la aprobación oficial

En Europa, a pesar de estas aparentes ventajas y de que los fagos comerciales están disponibles y se utilizan en otras partes del mundo, no se emplean fuera de los ensayos. Según la Dra. Lavilla, la falta de un marco jurídico establecido está siendo el principal escollo, mientras que la diversidad entre los fagos, debida a que evolucionan junto a sus huéspedes bacterianos, puede estar dificultando que los legisladores los incluyan en una única normativa.

A pesar de todo, hay esperanzas de que las cosas cambien. «Debido al potencial que tienen los fagos, muchas organizaciones internacionales, como la Agencia Europea del Medicamento, ya están terminando las orientaciones científicas sobre la calidad, seguridad y eficacia de los fagos como medicamentos veterinarios. Es cuestión de tiempo, y espero que este marco legal esté pronto disponible», afirmó.

Aún queda trabajo por hacer para ofrecer las máximas garantías de seguridad y eficacia, añadió. Aunque se han realizado decenas de estudios sobre fagos en entornos controlados, es necesario seguir trabajando en condiciones de campo y determinar los métodos de aplicación más eficaces en distintos contextos.

Fotografía: Fish Health Forum 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL