Proveedores conocieron oportunidades que ofrece Medio Oriente

May 27, 2016

Países como Omán, EAU y Arabia Saudita han elegido a la pesca y acuicultura como un medio para la diversificación económica, con el objetivo de producir lo suficiente para consumir, pero también para exportar.

El pasado jueves 27 de mayo, la Dirección de Promoción de Exportaciones de Chile (ProChile) realizó en Puerto Montt (Región de Los Lagos) un Taller de Mercado sobre las oportunidades de negocio en Medio Oriente para los proveedores acuícolas. El expositor fue el agregado comercial de Chile en Dubai (Emiratos Árabes Unidos-EAU), Sharif Chacoff, quien lleva un alrededor de un año en dicho cargo.

evento prochileEl profesional comenzó entregando información general del Medio Oriente, comentando que se trata de un conjunto de países –Argelia, Djibouti, Irán, Irak, Qatar, EAU, Bahrain, Arabia Saudita, Omán, Kuwait, Libia, Yemen, Afganistán, Egipto, Jordania, Líbano, Mauritania, Marruecos, Pakistán, Sudan, Siria y Túnez– que tienen en común, más que nada, la religión y el idioma (árabe). Varios de ellos están en plena “transición política”, siendo el caso más emblemático, Siria, donde la guerra tiene a la nación en un complejo escenario.

Los países más ricos del Medio Oriente son los que tienen directa relación con la exportación de petróleo, como Arabia Saudita, Kuwait y EAU. En cuanto al PIB per cápita, destaca Qatar, con US$ 143.427; Kuwait, con US$ 71.020; EAU, con US$ 64.479; y Arabia Saudita, con US$ 52.183. Por el contrario, el ingreso per cápita de países importadores de petróleo, como Afganistán, es de US$ 649, y en el caso de Sudán es de US$ 1.980.

En términos de negocios, cabe destacar al grupo de países que conforman el Gulf Cooperation Council, y que suelen negociar en bloque, como son Qatar, EAU, Bahrain, Arabia Saudita, Omán y Kuwait. “Como oficina comercial, nos relacionamos principalmente con ellos, aunque también con otros como Irán”, expuso Sharif Chacoff.

Industria alimentaria y acuícola

El ejecutivo explicó que, en términos de alimentos, en el Medio Oriente existe una situación muy dispar. En el caso del bloque ligado al Gulf, “hay mucha dependencia de la importación de alimentos, principalmente desde Europa”, sostuvo. Agregó que si bien estos países tienen cursos de agua cercanos y por ende recursos pesqueros en sus mares y golfos –la industria extractiva y acuícola del Consejo de Cooperación del Golfo mueve unos US$ 270 millones anuales– esto no les alcanza para ser autosustentables. “No es suficiente ni para el consumo ni de un solo país”, dijo. De hecho, el 65% del consumo de productos del mar vendría de la importación.

Es por eso que países como Omán, EAU y Arabia Saudita han elegido a la pesca y acuicultura como un medio preferido para la diversificación económica, con el objetivo de producir lo suficiente para consumir, aunque también con intensiones de exportar.

En cuanto a la acuicultura, específicamente, en la actualidad hay diez centros de cultivo registrados, con proyectos acuícolas valorados en unos US$320 millones. Las principales especies producidas son el besugo, esturión, tilapia (sobre todo roja) y langostino blanco de India, con una producción total de 790 toneladas en 2015.

Si bien las cifras son modestas, se cree que la acuicultura es una actividad con mucho potencial, ya que el consumo anual de productos del mar está creciendo alrededor de un 8% anual, mientras aumenta la población y la cantidad de turistas que llegan a estas latitudes. “También hay mayor conciencia sobre los beneficios de estos alimentos”, sostuvo Sharif Chacoff.

Para 2021, se espera que crezca la demanda de productos del mar y que la acuicultura represente al menos el 50% de la oferta local. El cultivo ayudaría a aumentar la seguridad alimentaria nacional, así como a proteger la presión sobre los recursos naturales marinos. De igual forma, se espera que la actividad también genere un aumento en el PIB nacional.

Desde ProChile destacaron las posibilidades que representa este mercado para los proveedores de servicios y tecnologías ligadas a la acuicultura, quienes podrán ser una alternativa para que los árabes puedan implementar los proyectos de cultivo que les permitan dar el salto que ellos esperan en la materia. Se mencionó que se trata de un mercado que a veces camina lento, pero que, sin duda, hará crecer su acuicultura de aquí a unos 15 años más.

 

 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL