Primer semestre de 2023: Camanchaca obtuvo Ebitda 5% superior al mismo periodo de 2022

Ago 31, 2023

El mejor resultado es atribuible a la División Pesca que viene mejorando sus resultados conforme a que las condiciones de las pesquerías también lo hacen. En tanto, los resultados de la filial Salmones Camanchaca estuvieron afectados en el segundo trimestre por la baja programada en el plan de cosechas y de proceso.

Camanchaca informó sus estados financieros consolidados para el primer semestre de 2023, dando cuenta de un alza de 6% en sus ingresos, los que totalizaron US$ 405 millones, destacando los aumentos en las divisiones Cultivos (+35%) y Pesca (+19%).

El Ebitda del segundo trimestre del año alcanzó US$ 37,5 millones, acumulando en el semestre US$ 78,1 millones, 5,2% superior al mismo periodo de 2022. El 63% de este resultado es atribuible a la División Pesca que registró altos precios de aceite y una mayor venta de jurel congelado.

El resultado acumulado después de impuestos en el primer semestre de 2023 fue de US$ 20,1 millones, una baja de 34% en comparación al mismo periodo de 2022, impactado por US$ 14,3 millones de menor valor del activo biológico en Salmones, atribuible a la baja de precios observada al cierre del mes de junio.

Detalle de los resultados

El negocio de Pesca registró resultados dispares entre el sur y norte, con buenos resultados productivos y comerciales en la zona centro-sur, pero con severos déficits de capturas en la zona norte pues las condiciones oceanográficas han sido perjudiciales para la captura de anchoveta, éstas últimas afectados por los efectos de El Niño.

En la zona centro-sur las capturas de jurel sobrepasaron el 90% de las cuotas del año y a la empresa aún le queda la captura de las cuotas internacionales compradas el 2023, por lo que espera sobrepasar las 100 mil toneladas capturadas gracias a la sana condición de la biomasa. En la compra de pesca artesanal, se alcanzaron las 73 mil TM, 36% superior al primer semestre de 2022, generando un 12% más de producción harina y un 22% más de aceite de pescado. Además, la plena disponibilidad de la nueva planta de congelado de jurel en Coronel, permitió migrar la producción desde la conserva y harina-aceite de pescado hacia el congelado, incrementando así el margen por unidad capturada.

En el negocio de Salmones, las cosechas de la especie Atlántico en el primer semestre fueron 15% inferior al mismo periodo de 2022, baja originada en la decisión de mover siembras a la región de Aysén, lo que será visible en el siguiente ciclo. La baja se compensa con las cosechas de Coho que aumentaron a casi el cuádruple respecto a las del semestre de 2022.

El precio promedio de venta de salmón Atlántico fue 5% superior al del año anterior, alcanzando US$ 8,9/Kg en el semestre. En el segundo trimestre los costos de cultivo se vieron presionados por una fracción mayoritaria de cosechas provenientes de dos centros de engorda afectados por situaciones sanitarias, ataques de lobos marinos y por inflación de insumos, todo lo cual llevó el costo acumulado a un alza de 36 centavos, alcanzando los US$ 4,53/Kg pez-vivo.

Las bajas mortalidades extraordinarias registradas en el semestre, gracias a un mayor despliegue de medidas mitigadoras, tuvieron un impacto de US$ 0,9 millones, significativamente inferior a los US$ 4,2 millones del mismo periodo de 2022 cuando se dieron eventos de bajas de oxígeno y algas nocivas.

En el negocio de Cultivos, los ingresos aumentaron un 35% a junio de 2023 alcanzando US$ 19,0 millones, lo que se explica por un alza de 27% en las ventas de mejillones, en línea con el aumento de 28% en la producción y con similares precios. No obstante, se registró un Ebitda negativo de US$ 0,7 millones producto de mayores costos por presiones inflacionarias y aumento de gastos de distribución asociados a una menor rotación de inventario.

Sobre estos resultados, el gerente general Ricardo Garcia Holtz destacó: “Los buenos resultados alcanzados en el negocio de la División Pesca Sur han compensado un débil trimestre en Pesca Norte, Salmones y otros Cultivos. En efecto, la escasez de capturas en el norte por el fenómeno de calentamiento superficial del océano nos tiene con nula actividad y, consecuentemente, los resultados son negativos. En Salmones teníamos previsto una baja en producción que sabíamos iba a impactar los costos, y a ello se sumaron condiciones sanitarias más desafiantes. Con todo, estimamos que las condiciones oceanográficas del norte se normalicen durante 2024, y en Salmones, ya estamos viendo recuperaciones de volumen producido y mejoras de costos en el segundo semestre”.

Fotografía: Referncial Camanchaca.

 

 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL