Pesca artesanal: El balance de Hugo Arancibia respecto del 2021

Ene 4, 2022

Con 8.300 socios, Ferepa es la organización que desde hace 34 años ha jugado un rol histórico en el quehacer del sector pesquero. Su presidente, Hugo Arancibia, realiza un análisis del año que se va.

“En esta época del año, las organizaciones acostumbran a hacer un balance de sus actividades y evalúan a las entidades de las que en cierta medida dependen, siendo los resultados no siempre lo óptimo que se quisiera”, dijo Hugo Arancibia Zamorano, presidente del Directorio de la Federación Regional de Pescadores Artesanales de las Regiones de Ñuble y Biobío (Ferepa Biobío), entidad que reúne a 83 sindicatos de pescadores artesanales que trabajan en las caletas del borde costero regional.

Con 8.300 socios, Ferepa es la organización que desde hace 34 años ha jugado un rol histórico en el quehacer del sector pesquero, marcando presencia en las discusiones de las leyes que rigen al sector y denunciando acciones que los pudieran afectar, como también ha hecho presente su defensa del medio ambiente y de la sustentabilidad de los recursos, liderando y poniendo en primera línea todos los temas que atañen al sector pesquero artesanal, a nivel regional y también país.

Hoy, Hugo Arancibia reflexiona en torno lo que fue el 2021 y señala que “la pandemia nos marcó a fuego. Las caletas fueron cerradas para evitar el avance del contagio. Hubo pescadores fallecidos y la inmensa mayoría lo pasó muy mal, y ante la ausencia de trabajo por el tema sanitario, se vieron en la obligación de recurrir a instancias de apoyo en lo básico, como son los alimentos, no recibiendo oportunamente la necesaria ayuda para su familia. El Estado de Chile llegó tarde. Tras un año en pandemia y las cuarentenas asfixiantes, llegó ayuda, no para todos, ya que los pescadores no cuentan con contratos de trabajo ni imposiciones y eso, esta vez más que nunca, los dejó en la absoluta indefensión. Nosotros logramos llegar a más de mil familias con canastas de alimentos. Las fuimos a dejar a las propias caletas. Regresábamos desolados de no poder contar con más, pero los viejos se mostraron muy agradecidos y esa fue nuestra satisfacción y fortaleza para seguir adelante. Creo que el Covid 19 nos maltrató demasiado. Un año a mi juicio para olvidar”.

En este ámbito la Ley de Pesca, el dirigente comentó que “sigue su tramitación en el Congreso hasta su total anulación. Los pescadores artesanales de la región del Biobío y nosotros en particular como Ferepa Biobío fuimos partícipes de las modificaciones que le han seguido en aras de mejorar las condiciones de la pesca en Chile, de la sustentabilidad de los recursos, la protección del medio ambiente y de la actividad del pescador artesanal”.

Añadió que “fuimos actores activos en la formulación de la Ley de Pesca y Acuicultura. A mi juicio era una buena ley, que trastocó su ejercicio cuando se conoció que parlamentarios integrantes de la Comisión de Pesca recibieron coimas para incluir articulados que beneficiarían a la industria. Eso es lo peor que pudo suceder y se perdió la confianza. Tengo claro y no me arrepiento de haber sido partícipe activo de su elaboración. Hoy razono, eso sí, que debe ser anulada o modificada, pero debemos ser lo suficientemente cautos en resguardar los avances que la ley actual consagró para nuestro sector; como la generación de la milla de protección para embarcaciones menores de 12 metros de eslora en todo el litoral del país; inculcamos la certificación de las descargas de las capturas para embarcaciones de 12 a 18 metros de eslora; la instalación de un sistema de posicionamiento satelital para embarcaciones de 12 a 18 metros; pago de patentes; seguro de vida obligatorio para el pescador artesanal; y la mantención de los comité científicos y de manejo para la asignación de cuota de pesca, entre otros puntos. Creo que tiene que formularse una ley limpia y la verdad es que confío en que es posible, siempre que se considere dentro de ella, lo que antes detallaba. Eso lo vamos a defender, porque no todo es malo”, recalcó.

En cuanto a la solicitud de la eliminación del arrastre en la captura de la jibia, Hugo Arancibia dijo que “el arrastre en el mundo es la técnica de captura más depredadora de recursos de los recursos del mar. Dañan el ecosistema. Arrastran con bancos naturales y destruyen. La técnica fue prohibida en Chile y nosotros por mandato de la asamblea de socios lo hicimos presente mediante oficios a la Comisión de Pesca que discutía el tema. Hoy, podríamos decir que en el caso del recurso jibia, el arrastre terminó y sólo los pescadores artesanales capturan el recurso con línea de potera. No obstante, surge un nuevo peligro cuando la industria pide capturar la merluza con esta técnica. Entonces, oficiamos al presidente de la Comisión de Pesca Acuicultura e Intereses Marítimos, Jorge Brito Hasbun, expresándole nuestro rechazo y exigimos el término total del arrastre en el océano de nuestro país, sobre la base de innumerables estudios científicos que emanan de organismos internacionales”.

Respecto de la institucionalidad que rige al sector, pesquero, el representante de Ferepa sostuvo que “nosotros hemos sido críticos de la gestión de la Subsecretaria de Pesca, indistintamente de quienes han estado al frente del organismo. Con un presupuesto de $37.541 millones, incrementándose un 5,5% respecto del presupuesto 2020 ajustado, en la Región del Biobío y Ñuble prácticamente en nada hemos avanzado en beneficio de la actividad”.

“Sernapesca, por su parte, y con un presupuesto para 2021 de $34.509 millones, no fueron capaces de avanzar en el Proyecto Caletas que ellos administran y en Biobío-Ñuble ninguna caleta ha sido beneficiada”.

Por otra parte, “Indespa nace para el fortalecimiento de la actividad y elevar la calidad de vida de los pescadores artesanales. Se esperaba el apoyo económico para el sector en materia de proyectos de inversión en las caletas y de apoyo a las organizaciones. La gente tenía muchas expectativas con Indespa en atención en que partieron con un presupuesto anual de $15.623.000.000, fundamentado en el apoyo a la gestión del sector pesquero, pero nada hemos visto desde que se creó”, manifestó el dirigente.

Y sobre el nuevo Gobierno que asume en marzo, Hugo Arancibia comentó que “un  Ministerio del Mar es lo más relevante para el sector, pero me gusta un punto en particular del compromiso que se asumió en Liquen, en campaña, relacionado  con el desarrollo de una pesca sustentable y con gobernanza democrática con prevalencia de un régimen de extracción de los recursos hidrobiológicos con artes de pesca selectiva, reduciendo así las externalidades negativas de la actividad, como destrucción de los fondos marinos y el colapso de las pesquerías por sobre la pesca. Tengo confianza”, cerró.

Fotografía: Ferepa Biobío

 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL