Estados Unidos: Las actuales tendencias del mercado

Oct 31, 2023

Estados Unidos es el principal mercado para las exportaciones de salmón chileno, calculándose que tres de cada cuatro kilos, son de producto nacional, sin embargo, la manera en la que este es consumido y la preferencia de los distintos públicos han cambiado en el último tiempo y con mayor fuerza posterior a la pandemia de COVID-19.

Estados Unidos es uno de los mercados más importantes para las exportaciones chilenas, siendo hoy el destino más relevante para la industria salmonicultora. Según los datos entregados en el estudio “Monitoreo de Exportación de Salmón y Trucha”, llevado a cabo por el Consejo del Salmón, de las más de 373.000 toneladas exportadas durante el primer semestre de 2023, un 34,1% fueron destinadas a este país.

Asimismo, durante 2022, los volúmenes exportados al país del norte fueron de 251.132 toneladas, lo que significó un crecimiento de un 4,8% anual con respecto a 2021. Estas cifras se corresponden con el enorme trabajo que se ha ido realizando para posicionar el producto chileno y mantener vigentes los estudios en materia de tendencias de las preferencias de los consumidores.

En conversación con Revista AQUA, la directora ejecutiva de la Alianza de Acuicultura del Noroeste y presidenta del consejo de la Alianza Internacional de Innovación en Acuicultura, Jeanne McKnight, explicó que “tengo una larga historia con SalmonChile que comenzó en 1991, cuando mi empresa, McKnight & Company Inc., como se conocía entonces, fue la agencia de registro en Estados Unidos para lo que entonces se llamaba la Asociación de Productores Chilenos de Salmón y Trucha, ahora SalmonChile”.

La ejecutiva recordó que “en aquella época, la industria chilena había realizado un excelente estudio de mercado en EE. UU. y se había dado cuenta de que los compradores de pescado y marisco de los supermercados buscaban algo que Chile era capaz de ofrecer: Un producto fresco, de sabor suave y sin espinas, para que las madres se sintieran seguras dando pescado a sus hijos. Así fue como se produjo la ‘explosión’ del mercado, con una gran aceptación del filete PBO de Chile en la venta retail y en los servicios de restaurantes”.

Por aquellos años, explicó McKnight, Noruega no era un competidor serio para Chile, porque en 1993 la industria de EE. UU. había presentado una orden antidumping de derechos compensatorios sobre el salmón entero fresco proveniente de Noruega, que era el producto que estaba en el mercado en ese momento. De esa manera se generaron las posibilidades y pudo entrar nuestro país, aunque no sin diversos traspiés, incluyendo que, en 1996, el mismo grupo que había presentado la orden contra Noruega, lo hizo también contra los productores nacionales y el gobierno chileno, alegando dumping y subvenciones.

La victoria final de Chile en la Comisión de Comercio Internacional de EE. UU., donde se confirmó que no concedió subvenciones, y en el Departamento de Comercio, que descartó el arancel del 42% y asignó un arancel general o “para todos los demás” de solo el 4,2% que finalmente se suprimió, fue una gran victoria. “Formamos una coalición de intereses estadounidenses, desde supermercados a servicios alimentarios, pasando por asociaciones comerciales y camioneros, que presionaron en favor de un comercio libre y justo. Esta experiencia me ayudó a ver que, como industria, pueden ocurrir cosas buenas si se lucha contra la injusticia”, agregó Jeanne McKnight.

Lea el artículo completo disponible en la Revista AQUA aquí.

Fotografía: Jeanne McKnight 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL