“Una Salud”: Un enfoque integral

Ago 14, 2023

Promover la colaboración interdisciplinaria, facilitar el diálogo intersectorial y gestionar los desafíos de la resistencia antimicrobiana, además de otorgar valor agregado al producto que contribuye a la apertura de los mercados, son algunos de los beneficios que la industria acuícola obtiene al aplicar este enfoque en su quehacer.

Desde los años 2000 apareció en el escenario mundial el concepto de “Una Salud” o “One Health” y dos décadas más tarde, el Panel de Expertos de Alto Nivel de One Health (OHHLEP, por sus siglas en inglés) estableció su definición.

“Es un enfoque unificador integrado que procura equilibrar y optimizar de manera sostenible la salud de las personas, los animales y los ecosistemas. El enfoque reconoce que la salud de las personas, los animales domésticos y salvajes, las plantas y el medio ambiente en general (incluidos los ecosistemas) están estrechamente relacionados y son interdependientes”, definió el OHHLEP en el 2021.

La consultora y miembro del grupo de trabajo de bioseguridad en animales acuáticos de FAO y vicepresidenta de la Comisión de Estándares de Animales Acuáticos de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), Dra. Alicia Gallardo Lagno, explicó que “es un enfoque colaborativo, multisectorial e interdisciplinario que, desde los planos local, regional, nacional y mundial, tiene como objetivo alcanzar resultados de salud y bienestar óptimos que reconozcan las interrelaciones entre las personas, los animales y sus entornos comunes”.

Puntualizó que a nivel mundial, se formó una alianza Cuatripartita (2022) entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), para gestionar los riesgos de zoonosis, Resistencia Antimicrobiana (RAM) y otras amenazas a la salud pública existentes y emergentes en la interrelación ecosistemashumanos-animales, así como para ofrecer orientación relacionada con la mitigación de estos riesgos. En Chile este enfoque ha sido liderado por el Ministerio de Salud, estableciendo el Plan Nacional contra la RAM para el periodo 2021-2025.

Aplicación del enfoque en la acuicultura

La miembro del grupo de trabajo de bioseguridad en animales acuáticos de FAO, detalló que según el informe Sofia 2022, los alimentos acuáticos contribuyen más que nunca a la seguridad alimentaria y la nutrición. “El consumo mundial de alimentos acuáticos (excluidas las algas) ha aumentado a un ritmo medio anual del 3,0 % desde 1961 -tasa casi dos veces superior al crecimiento anual de la población mundial- y alcanzó 20,2 kg per cápita, más del doble del consumo en la década de 1960. La acuicultura ha crecido más rápido que la pesca de captura en los dos últimos años y se prevé que seguirá haciéndolo durante el próximo decenio”, sostuvo.

Para el coordinador de Salud e Inocuidad de Intesal, Alexander Jaramillo, “en el caso específico de la salmonicultura, que es un sistema de producción de proteína animal para alimentar a una población en crecimiento, es fundamental considerar el enfoque de ‘Una Salud’. La salmonicultura se desarrolla en entornos acuáticos que dependen de la buena condición del medio ambiente. Si no se maneja de manera sostenible, puede tener impactos negativos no solo en la salud de los peces, sino que también en la salud humana y en el ecosistema en general”, aseguró.

Continúe leyendo el artículo en la Revista AQUA aquí.

Fotografía: MSD Salud Animal 

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL