Informe de Seafood Watch: Gremios salmoneros entregan su opinión

Ene 13, 2022

SalmonChile y el Consejo del Salmón llamaron a hacer una lectura más profunda del documento y destacaron las certificaciones y estándares del producto nacional.

Ejecutivos y científicos ligados a la industria del salmón salieron en defensa del producto chileno luego de la publicación de un informe elaborado por Seafood Watch for Aquaculture y su edición especial para Chile, el CSARP (Chilean Salmon Antibiotic Reduction Program), en el que se emitieron recomendaciones de consumo para este recurso nacional.

Cabe destacar que el informe también analizó la producción de salmones en países como Noruega, Canadá y Escocia, entre otros, e indica que 19 de las 26 categorías que analizó de productos de todo el mundo no serían recomendados  para el consumo.

Dos de las principales asociaciones gremiales del país, SalmonChile y el Consejo del Salmón (CDS), llamaron a hacer una lectura más profunda del informe del organismo internacional y destacaron las distintas y numerosas certificaciones que posee el salmón chileno, así como los altos estándares que debe sortear para su exportación.

El CDS -asociación que reúne a AquaChile, Australis, Cermaq, Mowi y Salmones Aysén- se refirió al informe señalando que el gremio está adherido al programa desde el mes de agosto del año pasado, con el fin de avanzar en la reducción de antibióticos a través del acceso y análisis de datos relevantes de la industria en completa transparencia, en conjunto a un organismo internacional de prestigio como lo es el Monterrey Bay Aquarium.

“A diferencia de las opiniones dadas a conocer por algunas ONGs ante los resultados del más reciente índice del Seafood Watch –conocido ya en diciembre pasado–, como gremio vemos que este trae buenas noticias para el sector y para el país”, apuntó la directora ejecutiva del CDS, Joanna Davidovich.

Destacó también que el índice del Seafood Watch considera que los centros que cuentan con la certificación internacional del Aquaculture Stewardship Council (ASC) pueden considerarse bajo la clasificación amarilla (“buena alternativa”) y son recomendadas. En Chile, cerca del 55% de la producción de salmón (tanto de su especie salmón atlántico como salmón coho) está certificada bajo el estándar ASC. “Por lo tanto, sería incorrecto afirmar que el estudio del Seafood Watch no recomienda consumir salmón cultivado y producido en Chile”, sentenció.

En esa línea, desde el Consejo destacan cómo el propio historial de reportes del Seafood Watch muestra que la industria ha reducido el uso de antibióticos en un 40% desde que se inició la colaboración en 2018. Por lo demás, respecto a la calificación en rojo del salmón coho –especie que prácticamente no utiliza antibióticos ni antiparasitarios dada su resistencia natural a bacterias y otras infecciones- ésta se debe a los escapes ligados a la especie en los últimos diez años y la falta de evidencia científica robusta sobre la inocuidad o no de estos escapes de salmón en los ecosistemas marinos. Una vez que esto se determine, el salmón coho podría avanzar desde el rojo al amarillo, o incluso al verde, acotaron desde el CDS.

Desde SalmonChile, en tanto, el gerente general del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal), Esteban Ramírez, partió señalando que “el salmón chileno es un producto de gran calidad, seguro y nutritivo, reconocido mundialmente por su sabor y frescura”. Agregó que “en Chile somos fiscalizados por más de 25 instituciones, lo que asegura un producto de alta calidad que día a día es preferido por millones de consumidores de todo el mundo que buscan un alimento saludable”

El científico aseguró que, si bien valoran el interés de esta y otras ONG por estudiar y conocer la actividad, la información corresponde a un ránking que entrega una percepción y valoración sobre el producto, “que en nuestra opinión ellas distan mucho de los esfuerzos realizados entre ambos reportes, así como del análisis que hacen diariamente los países consumidores, entre ellos Estados Unidos y Japón, que exigen una serie de estándares de sostenibilidad, seguridad y calidad, en los cuales se tiene alta valoración del salmón chileno”.

Por último, Esteban Ramírez explicó que “este ránking busca dar una recomendación al consumidor, pero no indica que el producto no pueda ser consumido por las personas. Es más, nuestro salmón supera diariamente exigentes análisis en materia de calidad e inocuidad alimentaria en los 104 exigentes mercados a lo largo del planeta donde es consumido”.

Lea aquí el informe.

Fotografía: Consejo del Salmón

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL