En la Antártica buscan microorganismos que puedan producir ácidos grasos omega-3

Mar 13, 2017

Las científicas recolectaron muestras de agua en las cercanías de bahía Fildes que serán analizadas bajo una técnica denominada "polen de pino".

Para estudiar microorganismos marinos que tengan la capacidad de sintetizar lípidos (Traustoquitridios antárticos), llegaron hasta el continente blanco la doctora en Ciencias de la Ingeniería Carolina Shene de la Universidad de la Frontera (UFRO), junto a la ingeniera en alimentos de la misma casa de estudios Mariela Bustamante. El proyecto denominado «Traustoquitridios antárticos como fuentes de ácido docosahexaenoico, compuestos bioactivos e información genética: Aislamiento y caracterización molecular» forma parte de la Expedición Científica Antártica (ECA 53) que efectúa todos los años el Instituto Antártico Chileno (INACh).

Las profesionales se desarrollan principalmente en el área de microbiología industrial, buscando en este caso microorganismos que sean capaces de producir ácidos grasos omega-3 para poder reemplazar el aceite de pescado. Las científicas recolectaron muestras de agua en las cercanías de bahía Fildes y luego de lo tomado en terreno será trabajado bajo una técnica denominada «polen de pino», que consiste en adicionar las muestras con polen, en donde los microorganismos se adhieren a este polen, para luego cosechar ese polen en placas y obtener cultivos puros.

«Estamos llevando desde la Antártica hasta Temuco (Región de La Araucanía) unas 30 botellas de muestras de 250 ml de agua. Lo que estamos buscando aquí en el continente blanco (península Antártica) son microorganismos que sean capaces de producir ácido graso suficiente en condiciones extremas. En este sentido, estamos trabajando con microorganismos que se puedan usar industrialmente en un futuro próximo. También parte de nuestros objetivos es poder encontrar, identificar y evaluar el potencial biotecnológico de nuevas cepas con la capacidad de producir lípidos con ácidos grasos omega-3 de cadena larga», añadió Carolina Shene.

El grupo de la Dra. Shene viene hace algunos años trabajando de manera intensa y obteniendo reconocimientos a nivel nacional e internacional, sobre su estudio en ácidos grasos omega-3 (con múltiples beneficios para la salud del corazón y del cerebro), trabajos efectuados con traustoquitridios y microalgas fotosintéticas.

El proyecto actualmente mantiene un financiamiento regular del INACh.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL

[latest_journal_single_iframe]
Suscríbase al Newsletter Aqua