Salmonicultura: Claves para disminuir los costos durante la producción de smolts

Oct 8, 2015

Entre las medidas presentadas existe concordancia en que algunas normativas están sobrerreguladas por la autoridad, lo que estaría mermando la competitividad de la industria nacional.

En la mayoría de los países referentes en salmonicultura, el costo del smolt de salmón Atlántico visto desde el punto de vista de la estructura de costo del producto final (% del costo por kilógramo de salmón producido) es similar, representando entre un 9% a un 11% del desembolso total. Ahora bien, en términos de valores por unidad de smolt, según lo detallado a AQUA por el gerente de Farming de Salmones Magallanes, Óscar Garay, el costo es muy variable entre las distintas naciones, así como entre las empresas productoras e incluso entre los centros de cultivo.

Al hablar de promedios, en Noruega un smolt cuesta entre US$1,2 a US$1,6, en donde el tipo de cambio juega un rol importante dado que sus valores están en coronas noruegas. «Vale decir, hace un par de años a los noruegos les costaba NOK$10 producir un smolt y esto eran US$1,6. Hoy en día cuestan los mismos NOK$10, pero son solo US$1,2», explica Garay, sosteniendo que en Chile, post crisis del virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv), el costo del smolt, debido a las regulaciones, vacunas y otras medidas de bioseguridad, subió a US$1,8-US$2,10, teniendo un promedio que en la industria local hoy está en torno a los US$2,0.

Similares cifras entrega el gerente de Agua Dulce de Ventisqueros, Raúl Soto, quien detalla que el costo del smolt de 100 gr de salmón Atlántico se encuentra en un promedio entre los US$1,7 y los US$2,1 (otras compañías reportaron valores entre US$1,5 y US$2,0); mientras que en el caso del smolt de salmón coho, entre 100 gr a 200 gr, se ubica entre los US$1,0 y los US$1,5, siendo cultivado principalmente en lagos y estuarios.

Sobre Noruega, Raúl Soto sostiene que el costo en piscicultura sin traslado es de NOK$8-9 para un smolt que promedia los 100 gr y precisa que si los smolts van a áreas con incidencia de la Enfermedad del Páncreas (PD, por sus siglas en inglés) se debe sumar el costo de la vacuna para esta patología, que es más o menos de US$0,3 por dosis/smolt, mientras que por la vacuna normal séxtuple se debe desembolsar US$0,22/dosis/smolt. Sobre cómo se manejan las eliminaciones de peces no viables, responde que una gran diferencia con Noruega es la sobrevivencia ovas/smolt (entre 70% a 80%).

Importancia smolt en kg salmón (WFE)Costo por país

En Chile, puntualmente, el gerente de Agua Dulce de Ventisqueros ahonda que el valor depende de otras variables a analizar: uso de vacunas durante el cultivo en agua dulce; tipo de centro, ya sea de recirculación o flujo abierto (gravitacional, por bombeo); flete de traslado al mar o al muelle (distancia); producción propia de ovas ojo, donde se contempla la normativa de producir reproductores 100% en agua dulce (Atlántico principalmente); políticas de eliminaciones y costeo; y tiempo de producción del smolt (desde ova ojo hasta traslado mar). En este último punto, nuevamente es relevante tener presente si se trata de piscicultura de recirculación (control de las variables de cultivo, especialmente la temperatura) o de flujo abierto (depende las condiciones climáticas).

Medidas

Sobre qué lineamientos se están asumiendo en Chile para reducir los costos de producción en la fase de esmoltificación y cómo se grafica esto en términos económicos, el gerente general de Salmonífera Dalcahue Ltda., Mauricio Navarro, pone el énfasis en la calidad de las ovas, reducción de mortalidades y optimización de las tasas de alimentación.

En relación con el alimento, Navarro argumenta que «potenciar las estrategias está relacionado con la determinación de la dieta más adecuada de acuerdo con el sistema de cultivo (recirculación, flujo abierto o reuso), etapa del cultivo (por ejemplo, dietas de smoltificación) y temperaturas de cultivo. Todo esto debe ir sustentado con una adecuada forma de entregar el alimento», subraya el ejecutivo de Salmonífera Dalcahue.

Piscicultura de salmón (Foto: Editec)

Por su parte, el gerente de Farming de Salmones Magallanes, Óscar Garay, complementa que al igual que en agua de mar, el principal impacto en los costos es la mortalidad de los peces. En este sentido, enfatiza en la necesidad de reducir la mortalidad e incrementar la calidad de los peces proporcionándoles óptimas condiciones de cultivo, que es la mejor estrategia para reducir los costos de producción.

«Es por ello que la industria ha invertido en los últimos años en nuevas pisciculturas, tanto de flujo abierto como de recirculación y en sistemas de desinfección de aguas para incrementar la bioseguridad y proporcionar mejores condiciones de cultivo. Asimismo, se está trabajando con la autoridad para eliminar aquellas normativas que no aportan mucho a la bioseguridad, y que solo implican costos extras», puntualiza Garay.

Pero lograr una reducción significativa en el costo del smolt, como reducirlo a la mitad, es muy difícil ya que, según Garay, una parte importante del costo del smolt son las vacunas, las que después de la crisis sanitaria del virus ISA se hicieron obligatorias para algunas enfermedades y para otras se utilizan en forma voluntaria para reducir los riesgos en el mar.

En ese sentido, el ejecutivo de Salmones Magallanes aduce que «de todas maneras hay que trabajar fuertemente en reducir los costos, ya que cualquier centavo de ahorro es muy importante en estos tiempos. Aunque lo más importante de la producción de smolts, sin descuidar el costo de los mismos, es la calidad de los peces, ya que eso va a influir directamente en las posibilidades de éxito en el mar, con mejores crecimientos, peces más robustos para soportar enfermedades, mejor preparados para el estrés del cambio osmoregulatorio y finalmente con menores mortalidades en el mar, lo que se traduce directamente en un menor costo de producción por kilo con un impacto mucho más fuerte que la reducción de costo que se pueda haber logrado con el smolt propiamente tal», reitera Óscar Garay, quien también se desempeña como Senior Adviser en Acuicultura de la compañía israelí Atlantium.

En Ventisqueros, en tanto, enumeran una serie de medidas que comienzan con la decisión de qué smolt sembrar para lograr el mejor performance productivo (crecimiento y menor mortalidad en la etapa de engorda); tener una producción propia de ovas ojo (entre un 50% a 60%), que repercutirá en un menor costo ovas/mil (50% del valor de mercado) y uso de ovas con mejoramiento genético (crecimiento y resistencia a enfermedades como IPNv, SRS); un plan de reducción de pérdidas productivas (etapa ova ojo hasta smolt), donde se debe tener presente la relación ovas/smolt (1,5-2,0 ovas ojo/smolt); uso de vacunas contra las principales enfermedades (IPNv, SRS, vibriosis, ISAv), esto enfocado en la disminución de la mortalidad en la etapa de engorda; y aumentar el peso de ingreso del smolt.

«Con smolts de mayor envergadura se reduce la permanencia del pez en la etapa de engorda, se evitan los factores negativos de los centros de cultivo más expuestos a las condiciones climáticas (principalmente las siembras de invierno) y el uso de la dieta Super Smolt Feed Only permite manejar el proceso de osmorregulación en agua dulce, obteniendo una esmoltificación sincronizada, segura, flexible y eficiente, potenciando el desarrollo de la capacidad osmorregulatoria de los peces y minimizando el riesgo de la presencia de peces desadaptados y/o rezagados durante los primeros meses de engorda», sostiene Raúl Soto.

Piscicultura Petrohué (Foto: Editec)

El gerente de Agua Dulce de Ventisqueros también dice que para mejorar los márgenes económicos hay que tener presente que la producción de smolt de salmón Atlántico comenzó en jaulas dispuestas en los lagos (buena temperatura y bajo costo), «mientras que en la actualidad todo se produce en estanques dispuestos en tierra, existiendo un mayor gasto en energía y oxígeno. También la normativa por desinfección del afluente/efluente (matriz energética en Chile) tiene un alto costo». En comparación, aduce que los centros de producción de smolt en Noruega están construidos al lado de los fiordos, «por lo tanto el costo del flete terrestre casi no existe. Es directo al wellboat».

«Consideramos importante hacer una revisión del marco normativo en la producción de smolts, ya que podemos estar sobreregulando la actividad y perdiendo competitividad con nuestro competidor directo (Noruega). Un ejemplo reciente es la aplicación de desinfección de efluentes en todos los centros de producción de alevines, smolts y reproducción (en funcionamiento)», subraya Soto, preguntándose que si se produce el 100% en agua dulce «¿para qué se utiliza desinfección de efluente?».

De igual manera, aduce que la reproducción de Atlántico debiera ser en tierra v/s ciclo combinado (agua dulce-mar), con énfasis en la calidad de la ova. «En definitiva, lo esencial es lograr una mayor relación de kg/smolt producidos (yield per smolt realesed-kg WFE)», sentencia el representante de Ventisqueros.

Cooperación

Para cerrar, los ejecutivos coinciden en la necesidad de diálogo entre las empresas y avanzar a nivel de industria.

«Debe existir un acuerdo para definir la calidad de la ova adquirida, estrategias de alimentación y vacunación», refiere Mauricio Navarro de Salmonífera Dalcahue; mientras que Raúl Soto detalla que para ello se encuentran participando con algunas compañías en estudios de calidad de smolt (Smolt Index, robustez), principalmente a través de AVS en conjunto con Camanchaca, Blumar, Marine Harvest y Multiexport. «Además, tenemos reuniones periódicas de intercambio de información productiva», concluye el gerente de Agua Dulce de Ventisqueros.

Lo último
Te recomendamos

REVISTA DIGITAL